Nokia Android

El gobierno de España habría aprobado la infame “Tasa Google”, que buscará gravar hasta el 3% de lo generado en servicios y transacciones de grandes empresas, además de exigir que se identifiquen los propietarios de criptomonedas, inclusive si operan fuera del país. Por otra parte, también se aprobó un pago máximo de 1,000 euros en efectivo o, por el contrario, gravar con un 0,2% las transacciones de compra y venta de acciones.

En horas de la mañana, el Consejo de Ministros aprobó una serie de estatutos fiscales en aras de cumplir con la planificación presupuestaria de Bruselas. En este sentido, todos los negocios digitales y transacciones monetarias se someterán a un nuevo régimen impositivo. Asimismo, en relación con la lucha contra el fraude fiscal, se decidió aprobar la llamada “Tasa Google” del 3%.

En lo que respecta a las medidas para la prevención del fraude un fiscal, el ejecutivo nacional declaró que aumentarían su fuerza laboral hasta en 200 trabajadores de Agencia Tributaria. Por otra parte, el pago máximo en efectivo entre profesionales será de 1,000 euros, se prohibirán los programas de contabilidad que permitan llevar doble contabilidad a las empresas, se reforzará la lista de deudores tras más de 600,000 euros en deuda y, por último; se obligará a la identificación de los titulares de activos digitales.

En relación con el nuevo régimen impositivo, el gobierno ordenó gravar con hasta un 0,2% todas las transacciones relacionadas con acciones de empresas españolas, medida que aplicaría únicamente a acciones emitidas en el país ibérico y que pertenezcan a empresas cotizadas en un valor superior al millardo de euros.

Para finalizar, el gobierno anunció la aprobación del nuevo impuesto por servicios digitales o Tasa Google, que buscará recaudar capital proveniente de servicios de publicidad online, servicios de terceros y venta de información con hasta un 3% del capital generado. En España, aplicará para aquellas empresas que facturen más de 750 millones de euros de forma global y más de 3 millones de euros en España.