Una mujer de nacionalidad rusa fue acusada por el Gobierno de EE.UU por supuestamente haber tenido participación en la conspiración para interferir en los comicios electorales del país en 2016 y las elecciones de mitad de período de 2018 que se llevarán a cabo en noviembre.

Según Reuters, la mujer fue identificada como Elena Alekseevna Khusyaynova, y supuestamente se habría desempeñado desde 2014 como directora de contabilidad en una operación llamada ‘Proyecto Lakhta’. A través de un comunicado, el Departamento de Justicia (DoJ, por sus siglas en inglés) de EE.UU aseguró que dicha operación fue patrocinada por el gobierno ruso con el objetivo de sembrar división en el sistema político estadounidense.

Al parecer, Proyecto Lakhta forma parte de la campaña de influencia vinculada al Kremlin a través de redes sociales, y a la Agencia de Investigación de Internet (IRA) de Rusia, que tuvieron un papel crucial en las elecciones de 2016 en EE.UU, enviando todo tipo de anuncios extremistas y noticias falsas contra los candidatos.

En el comunicado del DoJ se asegura que los fondos de financiamiento de la operación donde participó Khusyaynova provienen de un par de empresas controladas por Yevgeniy Viktorovich Prigozhin, un agente ruso vinculado al presidente Vladimir Putin cuyos negocios tienen alta influencia en la industria alimentaria rusa.

El DoJ asegura que Khusyaynova reveló un presupuesto de 2017 que ofrecía detalles sobre los gastos de la operación en 2016. En este sentido, de este presupuesto habrían sido financiadas las campañas publicitarias de Facebook e Instagram que buscaban promover la división política en el país. En total, el presupuesto operativo fue de US$ 35 millones.

Por su parte, Christopher Wray, director del FBI, se pronunció al respecto, instando a los ciudadanos estadounidenses a comprender la gravedad del asunto, ya que según él, la intención de estos agentes extranjeros es generar desconfianza en el sistema democrático de EE.UU.

Más en TekCrispy