Una nueva investigación realizada por expertos en informática de la Universidad de Brown ha revelado que los enlaces de redes inalámbricas de datos en terahertz, no son inmunes a ataques informáticos como hasta ahora se creía. Los enlaces de datos terahertz representan uno de los elementos más importantes de las redes de datos inalámbricos de velocidad ultra rápida que serán desplegadas en el futuro.

La investigación ha demostrado que es probable que un hacker logre interceptar una señal proveniente de un transmisor de terahertz sin que sea detectada la intrusión del receptor. Según Daniel Mittleman, profesor de ingeniería en la Universidad de Brown:

La sabiduría convencional en la comunidad de terahercios ha sido que es prácticamente imposible espiar un enlace de datos de terahercios sin que se note el ataque (…) Pero mostramos que las interceptaciones no detectada en el ámbito de los terahercios son más fáciles de lo que la mayoría de las personas habían asumido y que debemos estar pensando en los problemas de seguridad cuando pensamos en diseñar arquitecturas de red.

En relación a la comunicación inalámbrica actual basada en las redes microondas, la radiación terahertz tiene un alcance superior que le permite transmitir hasta 100 veces más volumen de datos, lo que le convierte en una alternativa atractiva para su uso en las redes inalámbricas del futuro.

Además de mejorar el ancho de banda, la manera en que las ondas de alta frecuencia se propagan podría aumentar la seguridad de este tipo de redes. Esto se debe al hecho de que las ondas terahertz se transmiten en forma de haces pequeños y direccionales, a diferencia de las ondas microondas, cuya propagación se produce a partir de transmisiones de gran angulares.

Estos haces pequeños de las ondas terahertz podría permitir que un hacker intercepte la señal al colocar la antena entre el emisor y el receptor. Sin embargo, no existe forma de hacerlo sin bloquear una parte o la totalidad de la señal, lo que podría hacer que el intento de interceptación sea fácilmente detectado por el receptor.

Sin embargo, cuando los investigadores probaron esta idea, encontraron diversos métodos para robar la señal sin ser detectados. Esto lo lograron a través del uso de vigas de metal que bloqueaban la detección del receptor.

Finalmente, los investigadores concluyeron que a pesar de que existen mejoras en materia de seguridad para los enlaces de terahertz, una seguridad totalmente óptima está lejos de ser alcanzada.

Referencia: Jianjun Ma, Rabi Shrestha, Jacob Adelberg, Chia-Yi Yeh, Zahed Hossain, Edward Knightly, Josep Miquel Jornet, Daniel M. Mittleman. Security and eavesdropping in terahertz wireless links. Nature, 2018; DOI: 10.1038/s41586-018-0609-x

Más en TekCrispy