Un comunicado de la agencia rusa de noticias RIA Novosti confirmó que la jefa del Banco Central opina que el afán por las criptomonedas ha empezado a cesar.

La directiva, Elvira Nabiullina, dio dichas declaraciones durante una rueda de prensa en la ciudad de Sochi, en donde también alegó que:

Afortunadamente, la fiebre por las monedas digitales ha empezado a disminuir; aunque las tecnologías como la blockchain han generado gran entusiasmo, pero en mi opinión, el acercamiento que podemos tener hacia ellas es más sobrio.

Nabiullina también comentó que los métodos de recaudación de fondos con ICOs (Ofertas Iniciales en Criptomonedas) son positivos y efectivos en esencia, pero carecen de un marco de seguridad que proteja a los inversionistas del fraude que se comente en la industria a diario.

Cabe destacar que esta no es la primera vez que la representante del banco emite tales juicios un tanto opacos; de hecho, ella es conocida por su posición adversa hacia el comercio con criptoactivos, incluso refiriéndose a ellos con ‘dinero subrogado’, en un sentido negativo.

Pese a sus opiniones, los entes bancarios e instituciones financieras en el territorio han demostrado su interés en hacer negocios y adoptar dicha tecnología financiera. Hace unos meses algunos bancos planificaron una reunión para tomar nota sobre los marcos legislativos actuales en Japón y Luxemburgo sobre su acercamiento a las monedas digitales y sobre el futuro que podría tener el país de ser adoptado un marco justo e incluso en el sector descentralizado.