A medida que se produce la división celular, las células van mutando hasta colonizar los tejidos.

A lo largo de nuestras vidas, vamos acumulando una serie de cambios genéticos, también llamados mutaciones somáticas; de hecho, cuando llegamos a la adultez, más de la mitad de las células en nuestro esófago han sido reemplazadas por células mutadas.

Sobre esto, un equipo de investigadores ha descubierto que las células del esófago, a medida que se van acumulando las variaciones genéticas, empiezan a portar mutaciones en los genes relacionados al cáncer. Esto representa todo un mundo oculto que pudiese dar pistas para entender de mejor manera el cáncer.

Llega un punto en el que los tejidos son colonizados por células mutadas

La acumulación de mutaciones genéticas a lo largo de la vida, continúa siendo un territorio inexplorado; principalmente, esto se debe a limitaciones técnicas y tecnológicas. Sin embargo, recientemente, un grupo de científicos, pertenecientes al Instituto Wellcome Sanger, de la Universidad de Cambridge ha sido capaz de estudiar las mutaciones genéticas en el tejido saludable.

De esta manera, se descubrió que a mediana edad, las células saludables en nuestro esófago tienen varios cientos de mutaciones genéticas; de hecho, estas mutaciones pueden alcanzar una cifra que ronda las 2.000 variaciones a medida que pasa el tiempo. No obstante, no todas las mutaciones son importantes; más bien, aquellas que le dan a la célula una ventaja evolutiva, proliferan en los tejidos y forman un complejo conjunto de mutaciones.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores observaron células de tejido esofágico sano bajo el microscopio, provenientes de personas sin antecedentes de cáncer; esto les permitió corroborar la gran cantidad de mutaciones en el mencionado tejido. Aún más, se plantea que cuando una persona alcanza la mediana edad, es probable que en sus tejidos hayan más células mutantes que células normales.

Posterior a esto, se realizó una secuenciación genética, tanto dirigida como de genoma completo; esto con el objetivo de mapear el tejido celular mutante en las células del esófago de nueve personas con edades de entre 20 a 75 años. Al hacerlo, se descubrió que un gen mutado, llamado TP53, característico del cáncer de esófago, empieza a gestarse en el 5 a 10% de las células saludables. Esto significa que es posible que el cáncer en esta zona se vaya desarrollando progresivamente a partir de mutaciones celulares en tejido sano.

Comprender estas mutaciones favorecería el estudio del cáncer

Se encontró que las mutaciones genéticas asociadas al cáncer son frecuentes en células sanas.

Tras el estudio, se observó que las mutaciones en el gen NOTCH1, relacionadas al control de la división celular, estaban presentes en casi el 50% de todas las células esofágicas sanas; en este caso, llamó la atención descubrir que un gen frecuentemente asociado al cáncer de esófago, tal como el NOTCH1, era más común en el tejido normal que en el canceroso; es decir, se encontró que este gen había mutado más en las células sanas que en las cancerosas.

Estos resultados parecen sugerir la necesidad de reinterpretar el rol atribuido a algunas mutaciones genéticas comunes en el cáncer; así, es posible que la mutación del gen NOTCH1 tenga propiedades protectoras contra el desarrollo de esta enfermedad.

Estudio de más de 10 años concluye que no hay relación entre el uso de móviles y el cáncer en humanos

Para resumir, los investigadores demostraron que las mutaciones genéticas relacionadas al cáncer son extremadamente frecuentes en las células saludables; esto aporta evidencias respecto al proceso de mutación celular, así como también sobre la forma en la que compiten y colonizan el organismo a medida que se produce el envejecimiento.

Por lo tanto, se pone sobre la mesa la necesidad de estudiar tejidos sanos a fin de comprender más cabalmente el cáncer, Finalmente, los investigadores proponen continuar la línea de investigación a fin de analizar la relación entre las mutaciones genéticas y el envejecimiento, además de su influencia sobre algunas enfermedades.

Referencia: Somatic mutant clones colonize the human esophagus with age, (2018). https://doi.org/10.1126/science.aau3879

Más en TekCrispy