La desinformación luce como la verdadera amenaza a las elecciones del Congreso que se llevarán a cabo en los Estados Unidos en el mes de noviembre. Las compañías de tecnología como Facebook y Twitter han estado trabajando para mantener las noticias falsas al margen de sus plataformas, dado el historial de las elecciones de 2016.

El New York Times reportó acerca de la campaña de trolls que surgió la semana pasada por usuarios de la extrema derecha que se hicieron pasar por activistas liberales para difundir información falsa sobre las elecciones que están próximas.

Ante esta campaña, Twitter decidió suspender al menos 1.500 cuentas que publicaron este tipo de información por representar una violación de sus reglas al publicar “intencionalmente contenido erróneo relacionado con las elecciones”, según confirmó una fuente interna de Twitter que decidió permanecer anónima.

En general, la información que compartieron estas cuentas bloqueadas tuvo que ver con la fecha de las elecciones, diciendo que tendrían lugar el 7 de noviembre y no el 6 como es realmente.

Hackear las elecciones

En 2016, una campaña de trolls rusos comenzó a difundir noticias falsas que creó un estado de conmoción en los Estados Unidos sobre las elecciones presidenciales en las que se midieron Hillary Clinton y Donald Trump.

Varios estudios ya han determinado la influencia que tiene la desinformación sobre los candidatos y resultados finales, tomando en cuenta las intenciones de Rusia descritas en reportes de inteligencia, que no solo buscaban atacar a la entonces candidata Clinton, sino también “disminuir la fe pública en el proceso democrático de los Estados Unidos”.

En estas elecciones, trolls han intentado realizar la misma campaña al publicar contenido falso, como esparcir el rumor de un posible fraude electoral, un hecho que terminaría por destruir toda confianza de los ciudadanos en el sistema.

Por esta razón, las compañías de Silicon Valley tienen la presión por diezmar en tanto sea posible, todo este tipo de informaciones. Podría decirse que parte de la seguridad reposa en sus manos.

Además de Twitter, Facebook también ha estado centrando sus esfuerzos en bloquear la información falsa que se publique sobre los centros de votación sobre las próximas elecciones. La compañía introducirá nuevas políticas de seguridad que será impuesta por moderadores comunitarios para hacerle frente a las noticias falsas.

Todos estos acontecimientos podrían ser fácilmente parte de un guión de ciencia ficción, pero tristemente es la realidad, no solo de Estados Unidos, sino también de muchos países.

Más en TekCrispy