El preservativo es el único método que puede evitar, tanto un embarazo no deseado, como infecciones de transmisión sexual. Sin embargo, muchas personas se niegan a usarlo argumentando que esto reduce la sensibilidad, disminuyendo el placer asociado a las relaciones sexuales.

Aún más, a pesar de las claras ventajas del uso del preservativo, siendo un método de prevención de bajo costo y fácil de usar, la fricción generada por el látex puede generar incomodidad en las relaciones sexuales, además de aumentar las probabilidades de que se rompa el preservativo. Sin embargo, recientemente se ha diseñado un preservativo autolubricante que promete superar estas limitaciones.

El preservativo puede causar incomodidades durante las relaciones sexuales

Según encuestas realizadas en los Estados Unidos, el 77% de los hombres y el 40% de las mujeres afirman que el uso del preservativo disminuye el placer asociado a las relaciones sexuales, llegando a causar molestias e incomodidades. Esta suele ser la principal razón por la cual muchas personas omiten el uso de preservativo.

De esta manera, los riesgos de transmisión de infecciones sexuales y de embarazos no planificados se incrementan exponencialmente. Hasta el momento, una de las mejores soluciones implicaba el uso de lubricantes. En este sentido, el lubricante puede aumentar el placer al aumentar la humedad y reducir la fricción durante las relaciones sexuales.

No obstante, el efecto de los lubricantes es poco duradero e implica ciertas desventajas; por ejemplo, se diluye en los fluidos fisiológicos. Para superar estos problemas, un equipo de investigadores ha diseñado un preservativo autolubricante que ha mostrado resultados prometedores en este campo.

Un mecanismo autolubricante podría aumentar el placer del sexo seguro

El preservativo fue desarrollado a partir de una técnica de tratamiento de superficie lubricante a partir de la cual el látex es recubierto por una capa delgada de polímeros hidrófilos. Entonces, los polímeros son atraídos por las moléculas de agua y, al ser solubles, al interactuar con una superficie húmeda, se vuelven resbaladizos.

Adicionalmente, entre el látex y el lubricante se forma una fuerte unión química, por lo que el recubrimiento es resistente al frote y disminuye la sensación de fricción. Por su parte, luego de pruebas se demostró que ninguna de estas cualidades disminuye la resistencia del preservativo.

Aún más, un grupo de usuarios puso a prueba el preservativo, tras lo que afirmaron que las diferencias eran notorias. Específicamente, se le solicitó a 33 personas que probasen tres muestras distintas del látex con esta tecnología, antes y después de entrar en contacto con agua.

Sobre esto, el 85% de las personas reportaron que el látex autolubricante se sentía más húmedo; también, el 70% de los participantes afirmaron que el látex con este recubrimiento era mucho más resbaladizo que otras muestras sin la tecnología en cuestión.

Teniendo esto en cuenta, los investigadores sugieren que la implementación de este tipo de tecnología en la fabricación de preservativos podría aumentar su uso entre la población, disminuyendo considerablemente el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual o un embarazo no planificado.

Referencia: Friction-lowering capabilities and human subject preferences for a hydrophilic surface coating on latex substrates: implications for increasing condom usage, (2018). https://www.doi.org/10.1098/rsos.180291

Más en TekCrispy