Aunque en su superficie Venus hospeda condiciones literalmente infernales, con temperaturas extremadamente altas, una atmósfera tóxica y presiones aplastantes, la NASA está trabajando actualmente en una misión tripulada conceptual a Venus, llamada Concepto Operacional de Alta Altitud de Venus (HAVOC, por sus siglas en inglés).

Si bien la superficie venusiana es inviable, las condiciones que se observan en la atmósfera superior son radicalmente diferentes, siendo la ubicación más parecida a la Tierra en el Sistema Solar.

Aún no se ha anunciado públicamente ninguna fecha real para una misión de tipo HAVOC. Esta misión es un plan a largo plazo y se basará inicialmente en realizar misiones de prueba pequeñas.

Un plan factible

Pero de acuerdo a los científicos del Directorio de Conceptos y Análisis de Sistemas de la NASA (SACD, por sus siglas en inglés) tal misión es realmente posible con la tecnología actual. El plan es utilizar aeronaves que pueden permanecer en la atmósfera superior de Venus durante períodos prolongados de tiempo.

La conceptual aeronave flotaría alrededor del planeta, siendo arrastrada por el viento.

Entre altitudes de 50 a 65 kilómetros, la presión y la temperatura pueden compararse con las regiones de la atmósfera inferior de la Tierra.

La presión atmosférica venusiana a 55 kilómetros de altura es aproximadamente la mitad de la presión al nivel del mar en la Tierra. De hecho, una persona estaría bien sin un traje de presión, ya que esto equivale aproximadamente a la presión del aire que encontraría en la cima del Monte Kilimanjaro.

A esta altura de la atmósfera de Venus, no sería necesario utilizar trajes de aislamiento térmico, ya que la temperatura aquí varía entre 20 y 30 grados centígrados.

La atmósfera por encima de esta altitud también es lo suficientemente densa para proteger a los potenciales astronautas de la radiación ionizante del espacio.

La mayor proximidad del sol proporciona una abundancia de radiación solar, aproximadamente 40 por ciento mayor que la disponible que en la Tierra, la cual puede utilizarse para generar energía.

De acuerdo a  científicos de la NASA, tal misión es realmente posible con la tecnología actual.

La conceptual aeronave flotaría alrededor del planeta, siendo arrastrada por el viento. Podría llenarse con una mezcla de gases como oxígeno y nitrógeno, proporcionando flotabilidad. Esto es posible porque estos gases son menos densos que la atmósfera venusiana, por lo que actuarían como gases de elevación.

Retos por superar

A pesar de estos puntos a favor, hay enormes desafíos técnicos que superar, incluyendo realizar las maniobras de aerocaptura en Venus y la Tierra, insertar e inflar la aeronave en Venus y proteger los paneles solares del ácido sulfúrico en la atmósfera; sin olvidar los retos que supone un viaje de 40 millones de kilómetros.

A pesar de esto, con los avances tecnológicos y un mayor refinamiento del concepto, las misiones a la atmósfera venusiana pueden expandir el futuro de la humanidad en el espacio.

Referencia: SMAB Projects: High Altitude Venus Operational Concept (HAVOC). Systems Analysis and Concepts Directorate, 2018. https://sacd.larc.nasa.gov/smab/havoc/

Más en TekCrispy