Mientras unas personas odian el picante, otros no pueden vivir sin este; al respecto, teniendo en cuenta los resultados de una investigación reciente, los amantes del picante pudiesen tener una ventaja. El picante de los alimentos proviene de una sustancia llamada capsaicina;por ejemplo, los chiles picantes son ricos en esta sustancia.

Lo más interesante del caso es que, recientemente, se ha descubierto que la capsaicina tiene propiedades antidepresivas. Tal como veremos más adelante, al administrarle capsaicina a un grupo de ratones, se evidenció una reducción significativa de síntomas similares a los de la depresión.

Picante y depresión

Investigaciones previas han demostrado que la capsaicina se corresponde con un antagonista del canal TRPV1; el sistema límbico, la estructura cerebral relacionada a las emociones y al estado de ánimo, es rico en este tipo de canales. Por tanto, los investigadores, liderados por Javier Francisco Alamilla González, de la Universidad de Colima, decidieron poner a prueba la capacidad del picante para reducir los síntomas depresivos.

Para ello, se llevó a cabo un experimento con ratones en el que se les administró capsaicina  y se les hizo una prueba de natación forzada; esta prueba representa un modelo de depresión en los ratones, en la que, la inmovilidad de los roedores representa un indicador del mencionado trastorno del estado del ánimo.

Tras el experimento, se observó que tras la administración de capsaicina, los tiempos de inmovilidad de los ratones durante la prueba se redujeron significativamente; en particular, se obtuvieron resultados similares a los observados cuando se administran antidepresivos, reduciendo el tiempo de inmovilidad y alargando el tiempo de nada.

Aún es demasiado pronto para recomendar el consumo de picante

Dados los resultados, los investigadores concluyen que la capsaicina podría ser un tratamiento efectivo contra la depresión; no obstante, es de hacer notar que la sustancia no tuvo efecto sobre los indicadores de ansiedad en los roedores. Al respecto, González plantea:

“Mientras la acción picante del chile sea tolerable, es posible que un consumo moderado de chile tenga efectos positivos sobre el estado de ánimo de las personas”.

Estudio afirma que el soñar despiertos excesivamente está vinculado al trastorno obsesivo compulsivo

En este sentido, el consumo de capsaicina parece ser una buena estrategia para el tratamiento para la depresión; esto tiene ciertas ventajas en países en los que se consume picante de forma regular, además de que tiene menos efectos secundarios que los fármacos antidepresivos de la actualidad.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta que la investigación tuvo varias limitaciones; la principal de ellas gira en torno al uso de ratones como sujetos experimentales. Por tanto, los investigadores se han propuesto estudiar el efecto de la capsaicina sobre los síntomas depresivos en el ser humano, además de las interacciones entre esta sustancia y los medicamentos antidepresivos tradicionales, como aquellos que inhiben la recaptación de serotonina.

Referencia: Capsaicin produces antidepressant-like effects in the forced swimming test and enhances the response of a sub-effective dose of amitriptyline in rats, (2018). https://doi.org/10.1016/j.physbeh.2018.08.006

Más en TekCrispy