A principios de octubre, la Unión Europea aprobó una resolución que impone una cuota de 30% de contenido local para todos los catálogos de compañías de streaming como Netflix, Amazon y HBO, con la intención de darle mayor representación al talento local.

La medida se aprobó a pesar de las quejas de Netflix y Amazon, y aún Netflix tiene opiniones al respecto. La compañía utilizó parte de su reporte de ganancias del tercer trimestre para criticar la medida tomada por la institución y resalta que la Unión Europea “está redefiniendo sus normas audiovisuales”, pero de una manera inadecuada.

Reed Hastings, el director ejecutivo de Netflix, admite en el reporte que sí es cierto que la medida motive a generar más contenido original de los países europeos para exportar a audiencias internacionales, sin embargo, explica que hacerlo de manera obligatoria podría tener efectos negativos, pues llevaría a las compañías a enfocarse en cumplir con la cantidad y no con la calidad.

“Anticipamos que una cuota regional que aproxima la porción de la región de nuestra membresía global solo reducirá al margen la satisfacción de los miembros”, escribe Hastings en el reporte, y amplía su opinión acerca de los efectos negativos que esta imposición podría tener “tanto en la experiencia del cliente como en la creatividad”.

Producciones europeas de altura

En el caso de Netflix, la compañía ya cuenta con una buena porción de shows producidos en Europa que han tenido excelentes resultados entre los usuarios. Series como ‘Dark’ de Alemania, ‘The End of the F***ing World’ de Inglaterra, ‘Las chicas del cable’ y ‘La casa de papel’, ambas de España –y todo un boom dentro de Netflix– han salido en representación del continente europeo por su calidad y contenido interesante.

Si hay una compañía a la que no tienen que obligar a invertir en el continente europeo es a Netflix. Este año llevó su primera sede a Madrid, ciudad en la que planean establecer ‘La ciudad de la tele’, un complejo de grandes dimensiones para producir contenido local. Igualmente han abierto oficinas en París, Ámsterdam y Londres.

Para finalizar, Hastings agregó que la mejor manera de apoya la producción nacional es “incentivar directamente a los creadores locales de contenido, independientes de los canales de distribución”.

Más en TekCrispy