La escoliosis es una deformidad de la columna vertebral; específicamente, se trata del desarrollo de una curvatura lateral de la columna que puede durar años o toda la vida, causando problemas de marcha, mala postura y dolor, entre otras consecuencias. Esta desviación suele desarrollarse durante el período de crecimiento, especialmente en la adolescencia.

Las causas de este problema aún son desconocidas; sin embargo, de acuerdo a una investigación reciente, se encontró que los niños con escoliosis severa tienen un 50% más de probabilidades de tener una variación genética asociada a problemas de absorción y metabolización del manganeso; esta sustancia es primordial para el desarrollo óseo y cartilaginoso.

La escoliosis puede tener una causa genética

La escoliosis puede tratarse con ejercicios y rehabilitación; sin embargo, el caso puede ser tan severo que puede ser necesaria una cirugía.

Anualmente son diagnosticados, aproximadamente, tres millones de nuevos casos de escoliosis; si bien la mayoría de estos casos son leves, en ocasiones, esto puede requerir de tratamientos médicos particulares y hasta cirugía correctiva. Al respecto, no se tiene certeza sobre las causas de esta condición; no obstante, se ha observado que la escoliosis tiene un carácter hereditario complejo.

Esto indica que la genética juega un papel importante en cuanto al riesgo de padecer escoliosis. Sobre la base de esto, un equipo de investigadores, liderados por Christina Gurnett, una Profesora de Neurología, Cirugía Ortopédica y Pediatría de la Universidad de Washington en St. Louis, se dedicó a rastrear las causas genéticas de esta condición.

Para ello, se analizó el genoma de 457 niños con escoliosis severa y 987 niños sin esta condición. De esta manera, se descubrió que una variación en el en SLC39A8, que está presente en el 6% de los niños sanos y en el 12% de los niños con escoliosis, puede estar relacionada con la enfermedad.

Por otro lado, se llevó a cabo un segundo análisis genético con 1.095 niños sanos y 841 niños con escoliosis moderada, a partir de lo que se descubrió que los niños con escoliosis tienen un 50% más de probabilidades de portar la variación del mencionado gen. Adicionalmente, se llevó a cabo un experimento con peces cebra, a fin de corroborar los resultados. Tras esto, se descubrió que, al deshabilitar el gen SLC39A8, se producen anomalías esqueléticas, tales como curvas en la columna.

Escoliosis y manganeso

Por el momento, este gen no ha sido estudiado a cabalidad; sin embargo, se tienen evidencias de que participa en la absorción de minerales como el zinc, el hierro y el manganeso. Así, se ha observado que las células humanas que tienen dicha variación en este gen, si bien pueden absorber con éxito el zinc y el hierro, son incapaces de absorber el manganeso.

Aún más, los investigadores observaron que los niños que presentaban la variación genética, tenían niveles significativamente inferiores de manganeso que el resto de los niños de la muestra; no obstante, se mantenían dentro de los parámetros normales.

El manganeso es un mineral que puede ser tóxico, pero es necesario para el organismo; en este sentido, el exceso de manganeso se relaciona a afecciones neurológicas que producen temblores y dificultades de marcha, además de trastornos psiquiátricos, como las alucinaciones; de hecho, este mineral se ha asociado a enfermedades como el Parkinson y la esquizofrenia.

Aun así, el organismo requiere de manganeso, ya que este cumple funciones en procesos tales como la metabolización de la grasa y el azúcar; en este sentido, se ha demostrado que la falta de este mineral puede desencadenar problemas de crecimiento, curvaturas anormales de la columna vertebral y dificultades para caminar.

Suplementos nutricionales como tratamiento para la escoliosis

La escoliosis suele desarrollar durante la infancia y la adolescencia.

En resumen, se ha demostrado que una variación genética relacionada con la absorción de manganeso, parece aumentar el riesgo de padecer escoliosis. Específicamente, se observó que si bien la variación genética no impide por completo el funcionamiento del gen, dificulta la absorción de este mineral.

De esta manera, se pone sobre la mesa la posibilidad de tratar y prevenir la escoliosis a partir de suplementos nutricionales; sin embargo, esto debe hacerse con sumo cuidado a fin de evitar riesgos de otras enfermedades graves asociadas con niveles excesivos de manganeso en sangre.

Por tanto, los investigadores sugieren la realización de más estudios, a fin de corroborar los resultados, además de comprobar la factibilidad y la efectividad de un tratamiento basado en suplementos nutricionales para la escoliosis.

Referencia: A missense variant in SLC39A8 is associated with severe idiopathic scoliosis, (2018). https://doi.org/10.1038/s41467-018-06705-0

Más en TekCrispy