Las aplicaciones de la Inteligencia Artificial (IA) en el sector médico han demostrado ser de gran utilidad, sobre todo en lo que se refiere al cáncer. Anteriormente, hemos visto cómo en algunos casos, los modelos de aprendizaje automático han permitido identificar esta enfermedad con más precisión que los médicos, e incluso se estudia la posibilidad de que la IA mejore la precisión de las terapias contra el cáncer.

Ahora, un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y del Hospital General de Massachusetts han presentado un modelo de IA que puede analizar el tejido mamario denso en las mamografías, que representa un factor de riesgo independiente para el cáncer de mama. Según los expertos, este modelo ofrece la misma confiabilidad del criterio de un experto en radiología al evaluar una mamografía con este tipo de tejido.

Según estadísticas de Breastcancer.org, 1 de cada 8 mujeres en EE.UU padece de cáncer de mama, siendo una de las principales razones de ello el tejido mamario denso presente en el 40 por ciento de las mujeres del país. Este tejido, además de dificultar las pruebas radiológicas, también aumenta el riesgo que tienen las pacientes de padecer cáncer de mama.

Los investigadores afirman que los análisis de densidad mamaria por lo general están basados en la opinión subjetiva del médico, lo que hace que los resultados varíen y no ofrezca la solución adecuada en cuanto al diagnóstico. Por ello, entrenaron un modelo de aprendizaje automático con miles de mamografías de alta calidad para que éste pudiese diferenciar entre los diferentes tipos de tejido mamario, desde el más graso hasta el más denso.

En este sentido, al presentarse una nueva mamografía, el sistema tiene la capacidad de identificar con precisión una evaluación de densidad del tejido mamario que sea tan efectiva como la opinión del médico. Adam Yala, estudiante del MIT y participante de la investigación, aseguró:

La densidad mamaria es un factor de riesgo independiente que impulsa la forma en que nos comunicamos con las mujeres sobre su riesgo de cáncer. Nuestra motivación fue crear una herramienta precisa y coherente, que se pueda compartir y utilizar en todos los sistemas de atención médica.

El próximo paso para los investigadores será el escalamiento de este modelo de IA a otros centros de salud, con el fin de explorar cómo realizar la transición de los algoritmos de IA desarrollados por el MIT a un hospital para beneficiar a millones de mujeres.

Más en TekCrispy