Es bien sabido que en el mundo de las criptomonedas, las casas de cambio son completamente necesarias, sobre todo cuando requieren ser usadas en medios en que no es posible pagar productos y servicios con ellas. No habría mucho problema con ello sino fuera por el hecho de que al enviar nuestros activos a un sitio web de intercambio, los exponemos a un alto riesgo de robo, pues estas comprenden un blanco fácil para ataques cibernéticos. Esto debido a su carácter centralizado; la mayoría, almacena toda la información personal de sus usuarios en un solo lugar que sería muy fácil de violentar para un hacker.

Por supuesto, en vista de la innegable necesidad de recurrir a los exchanges, la principal recomendación para evitar ser víctimas de estos delitos es no confiar nuestras criptomonedas durante largo tiempo a las casas de cambio. Además de ello, dependiendo de con qué queramos intercambiarlas, podríamos considerar plataformas específicas que ofrecen mayor seguridad a sus usuarios.

En este sentido, la primera que podemos mencionar es Shapeshift, una plataforma dedicada al intercambio de criptomonedas y recursos de la cadena de bloques exclusivamente. Esta posee la particularidad de no requerir de datos personales ni de cuentas bancarias para su uso, reduciendo de esta forma la posibilidad de robo de identidad y confiriendo mayor discreción y seguridad a sus usuarios. Por esta misma razón, tampoco está permitido comprar criptomonedas a través de cuentas bancarias, tarjetas de débito ni de crédito.

Shapeshift resalta por el hecho de poder cumplir casi con la misma función que un exchange típico sin que ello tome demasiado tiempo. Esto es, enviar un dinero a la plataforma, la espera para la liberación de fondos, enviar un orden de compra en el mercado y completar el proceso de retiro del dinero; los usuarios de Shapeshift pueden hacer todo esto de manera rápida, sencilla y, mejor aún, segura.

Pero recientemente, Shapeshift ha dado a conocer una nueva membresía conocida como “programa de lealtad” en la que implementarán la política KYC (Know Your Customer). Con ello, el anonimato que caracterizaba el uso de este sitio se dará por terminado, y quienes deseen disfrutar de sus servicios deberán proporcionar información personal para verificar su identidad.

Aunque aún esta membresía no es obligatoria, esta situación ha creado mucha controversia entre sus usuarios. Por lo que no es de extrañar que muchos de ellos consideren otros exchanges para llevar a cabo sus transacciones, que ofrezcan más o menos las mismas características que la ya mencionada. Es por ello que presentamos en el siguiente artículo, algunas alternativas a Shapeshift que no requieren datos de usuario para intercambiar criptomonedas.

Changelly

Antes del cambio radical de la política de Shapeshift, Changelly destacó como su mayor competencia, y es por ello que figura en este recopilatorio. Esta plataforma permite el intercambio de una gran variedad de criptomonedas, como la reconocida Bitcoin Cash, Ripple, Neo o Dodge.

Para registrarse en Changelly, solo se necesita contar con una dirección de correo electrónica. Por supuesto, nuestra dirección está asociada a nuestra información personal, pero en este caso podemos optar por otras plataformas de correo electrónico que ofrezcan discreción con respecto a ello tales como Tutanota o Protonmail.

A pesar de esta gran ventaja, no está demás mencionar que muchos consideran que este exchange puede aplicar KYC de manera sutil en el caso de Monero, pues antes de liberar los fondos solicitaría datos del usuario. De modo que quienes decidan utilizarlo, deben considerar este detalle y tomar las medidas pertinentes; sobre todo si se trata de transacciones que persiguen la privacidad.

Changenow

Changenow es otro exchange relativamente reciente, que ha empezado a trabajar desde el año pasado con total normalidad. Es bastante similar a Changelly, aunque ha logrado destacar por solicitar menos información que esté. Además de ello, también cubre una gran gama de criptomonedas, incluyendo aquellas de poco renombre como Pepecoin.

Changenow tiene una particularidad digna de mención. Y es que, aunque no requiere ningún tipo de registro o uso de dirección de correo electrónica, como Changelly, aplica su propio sistema de gestión de riesgos. Se trata de un sistema automatizado que permite la verificación de las transacciones, en el cual cada caso será estudiado de manera individual para su posterior aprobación.

De modo que aplican bajo su propio modo medidas de seguridad, como el escaneo del documento de identidad según el país que corresponda, e información sobre el origen de los fondos para dicha transacción.

Flyp.me

Flyp.me incluye en su registro 26 criptomonedas, entre las cuales figuran BTC, Litecoin, dash y una gran cantidad de altcoins. A pesar de que el valor promedio que procesan diariamente era de 4 BTC, desde el momento en que Shapeshift planteó el cambio radical a la política KYC, el movimiento se ha incrementado considerablemente.

Flyp.me no utiliza rastreadores web, pero más allá de esto, la gran ventaja es el hecho de que ni siquiera requiere que sus usuarios se registren, ni mucho menos una dirección de correo electrónica cifrada. Con ello, tenemos otro potencial competidor que puede satisfacer las necesidades de anonimato.

Coinswitch

Hablamos de una plataforma bastante reciente, que comenzó a operar en el año 2017 y se encuentra establecida en India. Es una de las más acaudaladas, dada la gran cantidad de criptomonedas que aloja en su sistema. CoinSwitch permite el intercambio entre más de 300 criptomonedas incluidas el Bitcoin (BTC), Ethereum (ETH), Ripple (XRP), Litecoin(LTC) y algunas stablecoins como el Tether (USDT) o el TrueUSD (TUSD).

CoinSwith funciona como un recopilador de exchanges populares como el mismo Shapeshift, Changelly y Hitbtc, sin embargo, utilizar CoinSwitch no requiere proporcionar nuestros datos para hacer intercambios. Puedes ingresar a su sitio web a través del siguiente enlace.

MorphToken

Podemos mencionar también otras plataformas como MorphToken, que cuenta también con un alto potencial en cuanto a intercambio entre criptomonedas. Además, permite a sus usuarios dividir cualquiera de sus activos en muchos otros, de acuerdo a sus necesidades.

La desventaja de MorphToken, sin embargo, radica en su limitada disponibilidad de criptomonedas, incluyendo únicamente las más relevantes: Bitcoin, Bitcoin Cash, Ethereum, Litecoin, Monero y Dash.

Tenemos entonces que aunque Shapeshift haya cambiado radicalmente sus políticas de uso, no es el fin del mundo, pues existen varias alternativas similares y con un alto grado de eficiencia. Todas las mencionadas podrán brindar la seguridad que necesitan aquellos usuarios más discretos que necesiten intercambias sus criptomonedas por otras, de manera sencilla y rápida.

Más en TekCrispy