CryptoCompare, proveedor mundial de datos del mercado de criptomonedas, ha publicado un Informe, cuyo objetivo es proporciona a los inversores minoristas, institucionales, reguladores y a la industria información suficiente para diferenciar criptoactivos basándose en factores legales, económicos y tecnológicos.

En esta industria naciente, pero de rápida evolución, nuestro objetivo es ofrecer la claridad necesaria para navegar en los complejos mercados de criptografía, ayudar a todos los inversores a beneficiarse de nuestra experiencia y conocimientos, y tomar decisiones de inversión bien informadas“, afirman los creadores de la publicación.

La empresa revisó más de 200 criptoactivos para realizar el informe de los cuales evaluaron sus clasificaciones regulatorias, acceso, gobernanza, datos de capitalización, volumen de mercado y nivel de descentralización.

Algo preocupante que encontró el informe es la tendencia a la centralización por parte de los criptoactivos.

De hecho, hallaron es que sólo el 16 por ciento de estos estaban verdaderamente descentralizados. Del resto, un 55 por ciento están centralizados, mientras que el otro 30 por ciento están semidecentralizados. Nótese, que la suma de estos porcentajes da 101; presumiblemente un error del informe.

En este sentido, hay que destacar que el 85% de los desarrolladores de criptoactivos pueden cambiar el protocolo en sus proyectos. Algo que mina la confiabilidad de estos activos, y va en contra de lo ideales de los creadores de Bitcoin.

El panorama es un poco mejor para el caso de los tokens, donde el 37% de ellos se consideraron descentralizados, el 41% están centralizado y el 22% semidecentralizados.

CryptoCompare también encontró que el 55% de los criptoactivos se pueden considerar como valores según la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero de Suiza y, por ende, pueden estar sujetos a las regulaciones. Sin embargo, ninguna de las dos criptomonedas más importantes del mercardo, Bitcoin y Ethereum, caen dentro de esa clasificación, según los criterios del organismo, debido a sus altos niveles de descentralización.