La cola de un caballo es única. Ya sea elegante o lujosa, fluida, trenzada o golpeada, la cola de un caballo es una de sus características físicas más llamativas y versátiles. Pero más que un mero adorno, la cola de los caballos tiene propósitos bien establecidos.

La mayoría de los otros animales de pastoreo, incluidos todos los demás équidos, tienen colas estrechas con un pequeño mechón en el extremo. Pero la cola de un caballo es algo muy diferente: una fuente de pelo que parece brotar directamente de los cuartos traseros del caballo.

Flexible y fuerte, la cola del caballo es parte de su columna vertebral. Se compone de aproximadamente 18 vértebras, aunque algunos caballos tienen más, otros tienen menos. Los huesos son progresivamente más pequeños desde la raíz de la cola hasta la punta; el último es puntiagudo.

La cola de un caballo es una de sus características físicas más llamativas y versátiles.

El movimiento general de la cola está gobernado por porciones de los músculos semitendinosos, que se extienden sobre la grupa del caballo y se unen a las vértebras. Las hebras de la cola están hechas completamente de proteína endurecida (queratinizada).

Instrumento de comunicación

Los caballos se relacionan a través del lenguaje corporal, y la cola es una de sus partes más expresivas. Se utiliza para comunicar información sobre sus estados físicos y emocionales dentro de la manada y con los humanos.

El caballo depende de sus compañeros equinos para su propia supervivencia. Durante millones de años, los caballos han desarrollado un complejo sistema de señales de cola que les permite a los miembros de una manada “discutir” asuntos que son esenciales para el mantenimiento del grupo.

El éxito reproductivo, por ejemplo, es necesario para la estabilidad del rebaño, y algunas señales de la cola están dedicadas exclusivamente a las comunicaciones relacionadas con la procreación. En presencia de sementales, las yeguas en celo levantarán sus colas hacia un lado, una especie de movimiento de “ven aquí” para indicar la receptividad sexual.

La supervivencia de la manada depende de la capacidad del grupo para comunicarse y detectar el peligro. Una cola ligeramente levantada, en combinación con la postura “lista” (el peso en las cuatro patas y las orejas hacia adelante) es la típica señal de alerta.

Los caballos se relacionan a través del lenguaje corporal, y la cola es una de sus partes más expresivas. La utilizan para comunicarse con la manada y con los humanos.

Pero los caballos también utilizan sus colas para comunicarse con los humanos. Un propietario “sintonizado” pronto aprende a leer y prestar atención al lenguaje corporal del animal.

Una cola aplanada puede significar miedo, mientras que cola levantada sobre la espalda indica entusiasmo. Un caballo que mueve su cola de lado a lado de una manera agitada puede estar expresando inconformidad con lo que se le está pidiendo hacer.

Escudo protector

Pero la cola también sirve como escudo protector y es la primera línea de defensa contra insectos picadores.

En un sólo día, un caballo puede perder hasta una taza de sangre por las picaduras de mosquitos y otros insectos. Pero los mosquitos no sólo extraen sangre, sino que transmiten enfermedades, incluyendo malaria, zika y dengue, entre otras.

Por lo tanto, mantener alejado incluso a una fracción de los mosquitos podría tener un gran impacto en la salud de un caballo.

Referencias:

Tail docking in horses: a review of the issues. Animal, 2007. https://doi.org/10.1017/s1751731107000420

A Study of the Diameter Distribution and Tensile Property of Horse Tail Hair. Journal of Natural Fibers, 2006. https://doi.org/10.1080/15440470801893281

Más en TekCrispy