Para nadie es un secreto que el consumo de nicotina tiene implicaciones sumamente negativas para la salud; no solo eso, sino que el humo de segunda mano afecta de forma importante a las personas que rodean a los fumadores.

Adicionalmente, un equipo de investigadores ha descubierto que el hábito de fumar de los padres puede afectar genéticamente a su descendencia; aún más, estos efectos pueden llevar a ser perjudiciales hasta para sus nietos.

Los padres fumadores comprometen la salud de sus hijos y nietos

Diversas investigaciones han demostrado cómo fumar durante el embarazo afecta la salud de los niños; en particular, esto aumenta el riesgo de padecer trastornos del comportamiento, tal como déficit de atención con hiperactividad. En este sentido, es bastante claro que el tabaquismo de las madres desencadena importantes riesgos para la salud de los niños.

Sin embargo, en este ámbito, hasta el momento, los padres habían sido dejados de lado. Al respecto, recientemente, un equipo de investigadores adscritos a la Universidad Estatal de Florida en Tallahassee, demostró que el consumo de nicotina de los padres puede causar problemas cognitivos en sus hijos y sus nietos.

Lo más relevante de esto es que los problemas cognitivos no se relacionan al humo de segunda mano, sino a cambios epigenéticos en genes importantes en los espermatozoides paternos. Para concluir esto, los investigadores administraron dosis bajas de nicotina en el agua potable de un grupo de ratones macho, cuando estos se encontraban en una etapa de desarrollo caracterizada por la alta producción de esperma.

Posteriormente, estos ratones se reprodujeron con un grupo de hembras que nunca habían estado en contacto con nicotina. De esta manera, se observó que los hijos de estos ratones mostraron indicadores de hiperactividad, déficit de atención e inflexibilidad cognitiva. Luego, las hembras de esta camada se reprodujeron con otros machos, a partir de lo que se descubrió que los hijos, es decir, los nietos del primer grupo de ratones, también mostraron problemas de hiperactividad y de inflexibilidad cognitiva.

La nicotina desencadena cambios epigenéticos en el esperma

Al analizar el esperma de los machos expuestos a la nicotina, se observó que las regiones encargadas de la promoción de un conjunto de genes se habían modificado epigenéticamente; dentro de este conjunto se encuentra el gen D2 de la dopamina; este gen es de suma importancia para el desarrollo cerebral y para el aprendizaje. Por tanto, todo parece indicar que estos cambios epigenéticos están relacionados a las deficiencias cognitivas de la descendencia.

En resumen, los investigadores demostraron cómo el consumo de nicotina en los padres tiene la capacidad de desencadenar problemas cognitivos en su descendencia, lo que incluye desde los hijos, hasta los nietos.

Finalmente, es posible afirmar que la conducta de fumar, de ambos padres, influye de forma negativa sobre el desarrollo cognitivo de los niños, a pesar de que no estén expuestos al humo de segunda madre; esto se debe a que dicha sustancia desencadena cambios epigenéticos importantes. Adicionalmente, teniendo en cuenta que los hombres fuman más que las mujeres, los investigadores sugieren continuar la línea de investigación a fin de determinar los efectos del tabaquismo de los padres sobre la salud de los hijos.

Referencia: Nicotine exposure of male mice produces behavioral impairment in multiple generations of descendants, (2018). https://doi.org/10.1371/journal.pbio.2006497

Más en TekCrispy