Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Rochester descubre cómo un sólo gen podría ser responsable de la leucemia mieloide aguda (LMA), uno de los cánceres más mortales.

El hallazgo ofrece una esperanza renovada de que una terapia dirigida a los genes podría mejorar las tasas de supervivencia de la fatal enfermedad, que ha permanecido inmóvil los últimos años.

Anomalías genéticas

El cáncer y la leucemia son enfermedades genéticas causadas por mutaciones y anomalías en los cromosomas. Las mutaciones se heredan y están presentes en células somáticas y en la línea germinal, o son causadas por factores ambientales y se adquieren, y por lo tanto se detectan sólo en células somáticas.

En la leucemia, las anomalías con frecuencia se adquieren y se observan sólo en el clon leucémico, y consisten en aberraciones estructurales como translocaciones, inversiones, eliminaciones o duplicaciones y aberraciones numéricas, con ganancia o pérdida de cromosomas completos.

El cáncer y la leucemia son enfermedades genéticas causadas por mutaciones y anomalías en los cromosomas.

Uno de los genes asociados con la leucemia mieloide aguda (LMA) es el gen conocido como Evi1, el cual reconfigura la totalidad de las células y tejidos que forman la sangre al unirse a ciertas moléculas de ADN y causar estragos.

El gen Evi1 está en el centro de la investigación porque cuando se sobreexpresa, cambia el metabolismo de las células sanguíneas inmaduras a medida que se vuelven malignas.

Utilizando un modelo de ratón que imita la experiencia humana con la LMA, los investigadores muestran en detalle cómo la interrupción del sistema sanguíneo conduce a una expansión de las células mieloides, desplazando a las células sanguíneas sanas que transportan oxígeno y combaten las infecciones. Estas células mieloides eventualmente nutren la producción de leucemia en la médula ósea.

Otro enfoque

El estudio documenta cómo y dónde el gen Evi1 se une a ciertas moléculas de ADN y comienza a causar problemas. Destacar esta acción ayuda a los científicos a aprender dónde se puede atacar la enfermedad.

El hallazgo ofrece una esperanza renovada de que una terapia dirigida a los genes podría mejorar las tasas de supervivencia de la fatal enfermedad.

Si bien la inmunoterapia y otros enfoques dirigidos para el tratamiento de muchos tipos de cáncer de la sangre han mejorado mucho, los pacientes con LMA no se han beneficiado de estos avances: la tasa de supervivencia a cinco años de la enfermedad se mantiene en alrededor del 25 por ciento.

Aunque algunos pacientes con leucemia pueden lograr una remisión duradera con un trasplante de sangre y médula ósea, la enfermedad casi siempre recae.

Pero los hallazgos de este estudio ofrecen nuevas perspectivas de desarrollar nuevas formas de tratar la fatal enfermedad. Tal como expresa el investigador Archibald Perkins, profesor de patología y medicina de laboratorio en el Centro Médico de la Universidad de Rochester y autor principal del estudio:

“Ya no es tan complicado pensar que podemos interrumpir el proceso dentro del genoma que conduce a la leucemia.”

Referencia: EVI1 overexpression reprograms hematopoiesis via upregulation of Spi1 transcription. Nature Communications, 2018. https://doi.org/10.1038/s41467-018-06208-y

Más en TekCrispy