En la actualidad, existen muchas iniciativas que tienen por objetivo encontrar la cura para el VIH; sin embargo, dadas las características del virus, esta tarea se ha tornado cuesta arriba. Aún así, recientemente, un equipo de investigadores ha encontrado una vía prometedora para curar esta enfermedad.

Específicamente, como veremos más adelante, se ha observado que un trasplante de células madre, mantiene el VIH a raya, incluso, a niveles indetectables. No obstante, aún queda mucho camino por recorrer para encontrar una cura definitiva a la enfermedad.

¿Por qué hasta ahora no se ha logrado curar el VIH?

En la actualidad, los tratamientos antirretrovirales logran mantener a raya el VIH con un alto índice de efectividad; esto permite que las personas diagnosticadas puedan vivir una vida prácticamente normal. Sin embargo, en la actualidad, el VIH no puede curarse en su totalidad.

Esto se debe a que el VIH forma un reservorio viral, es decir, un conjunto de células que han sido infectadas por el virus que permanecen en un estado latente, por lo que el sistema inmunológico no las detecta. En este sentido, los antirretrovirales disminuyen la replicación del virus; no obstante, los reservorios virales no pueden eliminarse, puesto que permanecen indetectables.

Esto no significa que sea imposible

Aun así, han ocurrido casos extraordinarios, como el de Timothy Ray Brown, el primer paciente en curarse totalmente del VIH. En líneas generales, unos años después de que Brown fuese diagnosticado con VIH, recibió un diagnóstico de leucemia, por lo que fue sometido a radiación y luego se le hizo un trasplante de células madre.

Este procedimiento fue totalmente exitoso, permitiéndole librarse de la leucemia; sin embargo, algo aún más extraordinario ocurrió: se encontró que sus niveles de VIH en sangre eran indetectables, por lo que dejó de tomar los antirretrovirales y, 11 años después, aún sigue libre de la enfermedad.

Dada esta situación, los científicos se abocaron a estudiar las causas de la remisión del VIH. Al respecto, se plantearon una serie de posibilidades; en primer lugar, se descubrió que el donante de células madre tenía en su ADN una mutación llamada CCR5; esta mutación hace que las células del sistema inmunológico sean inmunes contra el VIH.

En segundo lugar, cabía la posibilidad de que la radicación hubiese destruido las células virales; por último, se plantea que las nuevas células inmunológicas atacaron a las del receptor gracias a un fenómeno llamado enfermedad injerto contra huésped.

Las células madre pueden ser la clave para curar el VIH

A fin de descubrir las causas de este fenómeno, un equipo de investigadores reunió a un grupo de personas infectadas con VIH que recibieron un trasplante de células madre como parte del tratamiento contra una enfermedad hematológica. En este sentido, los requisitos de participación incluían la recuperación total de la enfermedad y la ausencia de la mutación CCR5 Delta 32 en el tejido donado. Específicamente, se trabajó con seis personas.

De esta manera, se observó que, luego del trasplante de células madre, el reservorio viral en cinco de estos pacientes se redujo de tal forma que era indetectable, tanto en la sangre como en los tejidos. Por su parte, en el sexto paciente, los anticuerpos virales habían desaparecido, hasta siete años luego del procedimiento.

En este sentido, en la única persona en la que el reservorio viral se mantuvo detectable fue en el que había recibido células madre procedentes de cordón umbilical; el resto de ellos había recibido células madre procedentes de médula ósea.

Por tanto, todo parece indicar que un trasplante de células madre procedentes de la médula ósea, puede ser efectivo para curar el VIH; al respecto, la explicación más plausible, tras controlar todas las variables, es la del fenómeno de enfermedad injerto contra huésped. Es decir, las células inmunes del donante, atacaron a las del receptor, eliminando en el proceso el VIH.

Finalmente, los investigadores advierten que, si bien los resultados son prometedores, aún es necesario evaluar si esto se mantiene luego de eliminar por completo el tratamiento de antirretrovirales. Por tanto, el siguiente paso es llevar a cabo un ensayo clínico en el que a uno de estos pacientes se le retiren dichos fármacos, a fin de evaluar si el reservorio viral aún permanece indetectable.

Referencia: Mechanisms That Contribute to a Profound Reduction of the HIV-1 Reservoir After Allogeneic Stem Cell Transplant, (2018). https://www.doi.org/10.7326/M18-0759

Más en TekCrispy