Recientemente un equipo de científicos ha emitido un informe advirtiendo que, de no revertir el ascenso de las temperaturas globales, seríamos testigos de un desastre climático sin igual. En esta línea, una de las áreas que pudiesen verse más afectadas es la producción de cerveza.

Si, tal como se lee, de no evitar el aumento de las temperaturas, es bastante probable que en un futuro no muy lejano, la cerveza se convierta en un bien extremadamente escaso. Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores tras analizar una serie de modelos climáticos.

El aumento de las temperaturas afectará la industria cervecera

La investigación en cuestión estuvo a cargo de científicos provenientes de China y de los Estados Unidos. En particular, se ejecutaron distintos modelos de simulación a fin de evaluar el impacto de las condiciones climáticas sobre la producción de cebada, el ingrediente principal de la cerveza.

De esta manera, se descubrió que, en el peor de los escenarios, en caso de que las emisiones de carbono se mantengan tal como han estado hasta ahora, se perderá hasta el 17% de la cosecha de cebada; más alarmante aún, se observó que este porcentaje podría llegar al 50% en algunas regiones, dentro de las que se incluyen algunos países europeos.

Este fenómeno impactará significativamente tanto la disponibilidad del producto como su precio.  En líneas generales, los investigadores afirman que, de cumplirse las predicciones sobre fenómenos climáticos cada vez más extremos, la distribución de cerveza a nivel mundial podría caer un 16%, en atención a sequías y olas de calor.

Como punto de referencia, esto representa, aproximadamente, el consumo total de cerveza de los Estados Unidos. Al respecto, Steven Davis, un Profesor Asociado de Ciencias de la Tierra en la Universidad de California, plantea;

“Las condiciones climáticas, además de sus consecuencias económicas, podrían hacer que la cerveza esté fuera del alcance de cientos de millones de personas alrededor del mundo”.

Sin cebada no hay cerveza

En resumen, los investigadores descubrieron que el aumento de las temperaturas a nivel global, pueden arruinar la industria cervecera; esto se debe a que la intensificación de las sequías y las olas de calor, acabarán con los cultivos de cebada; sin embargo, esta situación puede ser aún más preocupante.

La cebada, además de ser el principal ingrediente de la cerveza, es una importante fuente de alimento para el ganado; de hecho, tan solo el 17% de los cultivos de este grano se destinan a la industria cervecera. En este sentido, a medida que los cultivos de cebada se vean afectados por las temperaturas extremas, cada vez se destinará un porcentaje mejor de cebada para la producción de cerveza, pues la prioridad es la industria agropecuaria.

De esta manera, el futuro, tal como se pinta, parece mucho más desesperanzador; así, el precio de la cerveza podría aumentar hasta en un 656%, dependiendo del lugar del planeta. A modo de ilustración, en Irlanda, el mayor consumidor de cerveza, los precios pudiesen aumentar entre un 43% a un 338%.

Finalmente, los investigadores afirman que si bien el tema de la cerveza pudiese parecer trivial teniendo en cuenta la ocurrencia de otros fenómenos aún peores asociados al cambio climático, es posible que esta advertencia tenga el poder de llamar la atención de un sinnúmero de personas que se consideran fanáticos del producto. Tal como vemos, es de suma importancia disminuir las emisiones de carbono a la atmósfera; de otra forma, seremos testigos de una debacle climática sin igual y sin un vaso de cerveza para pasar el mal trago.

Referencia: Decreases in global beer supply due to extreme drought and heat, (2018). https://doi.org/10.1038/s41477-018-0263-1

Más en TekCrispy