José Luis Romero Ugarte, vocero de la Dirección General de Operaciones, Mercados y Sistemas de Pago del Banco de España, señaló en un artículo que, si bien aún es necesario delimitar algunos asuntos para ajustarse al mercado bancario europeo, las tecnologías de contabilidad distribuida podrían revolucionar el sistema financiero por completo.

En este sentido, a través de su articulo incitó a las entidades bancarias, y más aún, al Banco de España, a continuar investigando sobre las aplicaciones potenciales de esta tecnología de cara al futuro.

Al explicar el funcionamiento de una blockchain y el por qué el mundo de las finanzas se acopla perfectamente a esta tecnología, el vocero enfatizó los beneficios inherentes a su adopción, a saber; la rapidez de transacciones, la transparencia, la reducción de costos y la eficiencia.

Más específicamente, Romero comentó que el sector bancario puede aprovechar las ventajas de la tecnología blockchain en el mundo de las transacciones internacionales, pues reduciría enormemente los tiempos de procesamiento y lo volvería más transparente, sin contar una reducción drástica en las comisiones por transacciones.

No obstante, Romero establece que, si bien la tecnología de contabilidad distribuida puede ser sumamente beneficiosa para el mundo de la banca, aún no se encuentra lista para suplantar por completo el modelo centralizado imperante hoy en día.

Al asegurar que “la tecnología aún no está lo suficientemente probada,” el vocero aseveró que es necesario continuar investigando e indagando sobre ella. Asimismo, mostró grandes preocupaciones por el elevado consumo energético – y, por ende, impacto ambiental – que conlleva la adopción de esta tecnología.

Para finalizar, Romero Ugarte comenta que, al no existir un marco regulatorio apropiado para darle suficiente cobertura legal a la información que se almacena en una blockchain, es necesario aún trabajar por “garantizar la seguridad e integridad de las transacciones.”

Es importante señalar también que, si bien las criptomonedas siguen siendo un área un tanto gris en Europa y, más específicamente en España, esta nación ha recibido con bastante apertura la revolución de la tecnología blockchain y sus implicaciones a nivel estatal.