Paul G. Allen, cofundador de Microsoft y una de las personalidades más influyentes d la revolución computacional, habría muerto hoy, lunes 15 de octubre en Seattle, la ciudad en la que gastó millardos de dólares para volverla una panacea cultural y deportiva desde hace más de dos décadas.

Asimismo, la causa de muerte habría sido una complicación relacionada con un linfoma, de acuerdo con un anuncio de su familia. Tras estar en estado de remisión por algunos años. Es bien sabido que, tras ser diagnosticado con cáncer en 1982, se habría apartado de Microsoft.

Sin embargo, Allen fue uno de los agentes principales de la compañía durante sus inicios, acompañado de un tal Bill Gates; siendo uno de los mayores responsables de la transición del computador a todos los hogares del mundo, más allá del mundo científico y empresarial.

Además, Allen habría sido el creador del nombre Micro-Soft, una compañía encargada de desarrollar software para pequeños computadores. Posteriormente, el término “computadora personal” sería adoptado masivamente.

Por otra parte, Allen, como buen filántropo, utilizó gran parte de su fortuna a grupos dedicados a avances científicos, tecnológicos, educacionales, ambientales y artístico, fundando el Instituto de Ciencia Cerebral en 2003 y el Instituto Allen de Inteligencia Artificial en 2014.

Siendo un acérrimo fanático de los deportes, Allen también utilizó parte de su riqueza para comprar los Portland Trail Blazers de la NBA en 1988 y posteriormente los Seattle Seahawks de la NFL 8 años después, dos de los equipos deportivos más importantes de la ciudad.

En este sentido, sobre su deceso, Margaret O’ Mara, profesora de historia de la Universidad de Washington, declaró:
“Paul Allen tiene un rol definitorio en lo que entendemos hoy en día como Seattle, su relación con la tecnología, las bienes raíces, y una cultura local distintiva con una visibilidad internacional.”

Más en TekCrispy