En la actualidad, el sedentarismo puede considerarse una epidemia que puede traer múltiples consecuencias negativas; por ejemplo, a nivel individual, el sedentarismo acarrea importantes problemas de salud; mientras tanto, a nivel social, este problema implica un gasto adicional en cuanto a políticas de salud. Son muchas las causas del sedentarismo; en esta línea, según una investigación reciente, nuestras experiencias en las clases de educación física influyen sobre nuestra percepción del ejercicio físico.

Específicamente, se encontró que las personas que vivieron experiencias que les generaron  malestar durante las clases de educación física, tienen menos probabilidades de llevar a cabo actividades físicas para mejorar su salud.

El sedentarismo es una epidemia de peligrosas consecuencias

La Organización Mundial de la Salud plantea que un 25% de todas las personas alrededor del mundo viven una vida sedentaria. Esto demuestra que las personas no están haciendo ejercicio suficiente. Por tanto, es un fenómeno que ha sido abordado por los científicos, a fin de desarrollar soluciones.

A este respecto, investigaciones previas han demostrado que las experiencias negativas en las clases de educación física durante la escuela, afectan los hábitos de entrenamiento en el futuro; por ejemplo, se observó que aquellos que fueron elegidos de último para conformar algún equipo deportivo, hacían menos ejercicio durante la adultez.

En este punto, vale aclarar que esta situación no tiene que ser, necesariamente, una causa del sedentarismo; sin embargo es posible que sean dos elementos que están relacionados. Así, para ampliar esta línea de investigación, un grupo de científicos provenientes de la Universidad Estatal de Iowa, desarrollaron un estudio en el que se analizaron los hábitos de ejercicio en el presente, con las experiencias durante las clases de educación física.

Para llevar a cabo esta investigación, se elaboró un cuestionario digital en el que los participantes debían reportar una serie de elementos; entre ellos, se les solicitaba que calificaran sus recuerdos respecto a las clases de educación física, además de su percepción sobre los ejercicios y hábitos saludables en la actualidad.

Adicionalmente, los participantes tenían un espacio para narrar sus mejores o peores recuerdos de las clases en cuestión. Así, los investigadores lograron recabar datos de más de 1.000 personas de diferentes características, como edad y grupo étnico de procedencia.

Nuestras experiencias con las clases de educación física influyen sobre nuestros hábitos actuales

Se pone sobre la mesa la necesidad de adaptar las clases de educación física para favorecer el bienestar de las personas.

Tras analizar la información, se descubrió que las clases de educación física estaban asociadas a recuerdos de gran carga emocional, tanto positiva como negativa.  De esta manera, se encontraron experiencias positivas por parte de los participantes, así como también experiencias que pudiesen calificarse como traumáticas, incluyendo insultos, humillaciones, acoso y fracasos.

Ante esto, los investigadores concluyeron que las experiencias en torno a las clases de educación física influyen sobre la percepción que se tiene sobre el ejercicio. Aquellos que consideraron que sus experiencias eran desagradables, tenían menos probabilidades de llevar a cabo alguna actividad física.

Sobre esto, los expertos alegan que cuando las personas esperan que el ejercicio sea desagradable, es más probable que encuentren la actividad de esa misma forma. En síntesis, todo parece indicar que las malas experiencias en las clases de educación física se traducen en expectativas negativas sobre el ejercicio físico, lo que hace a las personas menos propensas a participar de estas actividades.

Finalmente, los investigadores sugieren que se reformulen los programas de estas clases, teniendo en cuenta el bienestar físico y emocional de los jóvenes, además de sus preferencias en torno a las actividades físicas que les resulten más agradables.

Referencia: “My Best Memory Is When I Was Done with It”: PE Memories Are Associated with Adult Sedentary Behavior, (2018). https://www.doi.org/10.1249/TJX.0000000000000067

Más en TekCrispy