Aunque es de los menos frecuentes, el cáncer de páncreas es uno de los más fatales, con una tasa de mortalidad que alcanza el 98 por ciento. Por décadas, los investigadores se han enfocado en determinar factores de riesgo y en desarrollar opciones terapéuticas más eficientes; sin embargo, el progreso en este sentido ha sido limitado.

Pero una reciente investigación realizada por científicos de la Universidad Queen Mary de Londres, da un paso adelante en este sentido y propone un nuevo enfoque para tratar el cáncer de páncreas utilizando “células asesinas educadas”.

Inmunoterapia basada en células

La nueva inmunoterapia basada en células, que aún no se ha probado en humanos con cáncer de páncreas, hizo que los ratones estuvieran completamente libres de cáncer, eliminando incluso células cancerosas que ya se habían extendido al hígado y los pulmones.

Las células CART-T fueron capaces de encontrar cualquier célula cancerosa en el cuerpo, adherirse a ellas mediante marcadores de superficie y, posteriormente, destruir las células cancerosas.

Para el estudio, los investigadores utilizaron células de cáncer de páncreas de pacientes con enfermedad en etapa tardía y las trasplantó a ratones.

Posteriormente, tomaron las células inmunes de los pacientes y las modificaron para identificar y eliminar específicamente las células cancerosas, creando “células asesinas educadas” o células CAR-T.

Estas células CAR-T inyectadas en los ratones fueron capaces de encontrar cualquier célula cancerosa en el cuerpo, adherirse a ellas mediante marcadores de superficie y, posteriormente, destruir las células cancerosas. El tratamiento fue tan efectivo que los animales permanecieron libres de tumores.

Elemento diferenciador

Los investigadores explican que hay un elemento diferenciador en este enfoque: la introducción de una nueva tecnología que permite controlar completamente la actividad de las células CAR-T, lo que las hace potencialmente más seguras.

El equipo desarrolló un nuevo sistema CAR-T ‘conmutable’, lo que significa que el tratamiento se puede activar y desactivar, o cambiar su actividad al nivel deseado. Esto hace que la terapia sea extremadamente segura y por lo tanto, minimiza los efectos secundarios del tratamiento.

La actividad del tratamiento es controlada mediante la administración o el retiro de la molécula de “cambio” en ratones vivos, sin afectar la capacidad del tratamiento para eliminar las células cancerosas.

Aunque es de los menos frecuentes, el cáncer de páncreas es uno de los más fatales, con una tasa de mortalidad que alcanza el 98 por ciento.

El Dr. Deepak Raj, investigador afiliado al Centro de Biología del Tumor de la Universidad Queen Mary de Londres y autor principal del estudio comentó:

“La inmunoterapia con células CAR-T ha sido tremendamente exitosa en los cánceres de la sangre, pero desafortunadamente, ha habido efectos secundarios tóxicos en el tratamiento de tumores sólidos. Dado el pronóstico sombrío de cáncer de páncreas con tratamientos convencionales, es de vital importancia el desarrollo de terapias de células CAR-T seguras y eficaces para tumores sólidos, como el cáncer de páncreas.”

Los autores del estudio esperan llevar esta prometedora terapia al entorno clínico y se están preparando en ese sentido, pero advierten que aún queda mucho trabajo por hacer antes que este enfoque pueda materializarse como alternativa terapéutica viable.

Referencia: Switchable CAR-T cells mediate remission in metastatic pancreatic ductal adenocarcinoma. Gut, 2018. http://dx.doi.org/10.1136/gutjnl-2018-316595

Más en TekCrispy