Vitalik

El genio ruso de la informática comentó el 11 octubre que se arrepentía de haber aceptado el término “contrato inteligente”, arguyendo que no es lo suficientemente “aburrido” para describir con precisión sus aspectos técnicos y realidades.

La afirmación de hizo en medio de un debate, realizado a través de twitter, sobre la “ley cripto”.

Buterin respondió a un comentario realizado por el usuario Cryptoecongames, quien dijo que las criptomonedas “deberían haber permanecido fuera del alcance las leyes“.

Para ser claros, en este punto lamento haber adoptado el término ‘contratos inteligentes’. Debería haberlos llamado algo más aburrido y técnico, tal vez algo así como ‘scripts persistentes’” Fue la respuesta de Buterin.

Quizá haciendo referencia al hecho de que, si tuvieran un nombre técnico, tuvieran una aceptación legal más amplia. Sólo el estado de Tennessee ha reconocido oficialmente la autoridad legal de los contratos inteligentes para realizar transacciones electrónicas.

También que la duda si estos contratos son realmente “inteligentes”.

Así mismo, el asociado de Ethereum, Vlad Zamfir, apoyó el comentario de Vitalik, aunque consideró más adecuado el término “procedimientos almacenados” en lugar de “scripts persistentes“, si es que quieres tener un nombre que se adecue más a sus características.

Sin embargo, Zamfir afirma que no está arrepentido, como Vitalik, del término escogido: “pero por mi parte, no me arrepiento de la terminología, ha sido una gran oportunidad de aprendizaje para todos“.

Un dato curioso es que el término “contrato inteligente” fue acuñado en 1994 por Nick Szabo, un científico informático estadounidense y pionero de Bitcoin que inventó una moneda virtual llamada “Bit Gold” en 1998.

En fin, lo más probable es que el término persista. Debido a que es imposible no pensar en Ethereum y no asociarlo con contratos inteligentes. El término ya caló a lo largo y ancho de la comunidad de las criptomonedas.