A pesar de que la Inteligencia Artificial (IA) ha sido un referente para optimizar las características de los dispositivos móviles desde hace algún tiempo, en los últimos dos meses hemos visto una adopción abrumadora de esta tecnología para potenciar una característica esencial de los smartphone: la cámara. Prueba de ello fue el lanzamiento del Galaxy Note 9 el pasado agosto, con nuevas funciones en su apartado fotográfico impulsadas por IA, o los nuevos iPhone de Apple, con su nuevo procesador neuronal que prometió mejores fotografías en modo retrato.

Hace un par de días Google anunció de manera oficial su Google Pixel 3 y 3XL, dos dispositivos con algunas características que se habían filtrado previamente, y que demuestran que el gigante tecnológico ha potenciado su móvil insignia este año para competir a la par de los principales fabricantes de smartphones del mundo.

En declaraciones a Wired, Mario Queiroz, vicepresidente de gestión de productos de Google, se refirió al apartado de la cámara de los nuevos Pixel, asegurando que cualquier cosa que necesite IA, Google tiene la capacidad de hacerlo mejor. El ejecutivo confiesa que el principal desafío era lanzar funciones fáciles de implementar y nada sofisticadas, de manera que Google haga las cosas por el usuario y permita una mejor experiencia.

Muchos usuarios y medios de tecnología han cuestionado a Google por no incorporar una segunda cámara en su Pixel 3, más por una cuestión de tendencias en el mercado que por una razón de peso. Isaac Reynolds, gerente de producto del equipo de cámaras de Google, aseguró a Wired  que Google trabajó en la cámara del Pixel 3 desde antes de que el Pixel 2 estuviese en las tiendas.

Filtran documento de Google que revela su objetivo de equilibrar la censura y la libertad de expresión

Luego de plantear al menos 10 características para la cámara del Google Pixel 3, los ingenieros fueron descartando poco a poco las que no eran tan útiles para los usuarios, e incorporaron aquellas cuyas funciones estaban impulsadas por IA, como Photobooth, Top Shot, Motion Auto Focus y Super Res Zoom. Sin embargo, Reynolds asegura que las mejoras más importantes del dispositivo llegaron a partir de su nuevo hardware.

Por su parte, Queiroz afirmó que no incorporaron una segunda o tercera cámara en la parte trasera del Google Pixel 3 porque el equipo descubrió que no era necesario. En este sentido, aseguró que estos móviles extraían suficientes datos de profundidad del sensor de 2 píxeles incorporado en su cámara, además de usar algoritmos que producen el efecto deseado en la fotografía gracias a su entrenamiento con más de un millón de imágenes.

Se trata de una respuesta coherente, aunque la razón de la ausencia de una segunda cámara en el Pixel 3 también podría deberse a que algunos componentes de cámara están aumentando su costo para los smartphones de gama alta.

Más en TekCrispy