En los jóvenes, las conductas antisociales están asociadas a múltiples consecuencias negativas; así, estos comportamientos pueden comprometer su eficiencia académica, además de sus relaciones sociales y familiares. En este sentido, se corresponden con un problema a solucionar.

No obstante, para darle una respuesta efectiva a este problema, es necesario entender su origen. Al respecto, se han encontrado evidencias de que los genes pueden predisponer a los jóvenes a emitir ciertas conductas problemáticas; sin embargo, no todo tiene que ver con la herencia.

Nuevo estudio afirma que los videojuegos vuelven a los niños más violentos

Siguiendo los resultados de una investigación reciente, los estilos de crianza adoptados por los padres a la hora de criar a los niños, representan un factor determinante en la adquisición de conductas antisociales. Esto pone sobre la mesa la posibilidad de desarrollar intervenciones familiares, a fin de evitar los jóvenes se comporten de forma inapropiada.

Estilos de crianza y comportamientos antisociales

Para investigar este fenómeno, Rebecca Waller, una Profesora Asistente de Psicología en la Universidad de Pennsylvania, junto a un equipo de investigadores, estudiaron 227 pares de gemelos idénticos; se escogió esta muestra a fin de aislar los efectos de la carga genética sobre el objeto de estudio.

Específicamente, se le solicitó a los padres de estos gemelos que completasen un cuestionario de 50 preguntas sobre el funcionamiento familiar. Adicionalmente, se evaluaron tanto los métodos disciplinarios de los padres, como sus mecanismos para compartir afecto. Por su parte, se examinó el comportamiento de los niños y se le solicitó a las madres que reportaran la presencia de alguno de 35 rasgos asociados a la agresión y a la insensibilidad emocional.

De esta manera, se descubrió que los estilos de crianza influyen sobre el desarrollo de ciertos rasgos antisociales, tales como la falta de empatía, la insensibilidad emocional y la propensión a mostrar comportamientos agresivos.

Mucha disciplina y poco afecto puede afectar el desarrollo infantil

Dado que los gemelos idénticos comparten el mismo ADN, los investigadores pudieron evaluar el efecto diferencial de los estilos de crianza sobre el comportamiento de los jóvenes.  Así, se observó que el gemelo que había recibido un trato más estricto de parte de sus padres, además de una menor cantidad de calidez emocional, tenía más probabilidades de mostrar rasgos agresivos, falta de empatía e insensibilidad emocional, además de emitir comportamientos antisociales.

Tal como vemos, la crianza influye de forma significativa en el desarrollo de la personalidad de los jóvenes; en particular, se demostró que un estilo de crianza excesivamente estricto y con poca calidez emocional, aumenta más probabilidades de que los niños adquieran conductas antisociales.

Incluso la pérdida ocasional de sueño hace que las personas estén más irritables

Esto significa que pueden diseñarse intervenciones a fin de modificar el estilo de crianza de los padres a fin de disminuir la probabilidad de que los niños se comporten de forma inadecuada. Adicionalmente, sería posible el desarrollo de estrategias de prevención para  evitar que se adquieran comportamientos tan problemáticos como estos.

Finalmente, los investigadores se encuentran trabajando para comprender la interacción entre genética y ambiente respecto al desarrollo de este tipo de comportamientos; la idea es identificar mecanismos de apoyo para aquellos que lidian con este problema cotidianamente.

Referencia: Parenting is an Environmental Predictor of Callous-Unemotional Traits and Aggression: A Monozygotic Twin Differences Study, (2018). https://doi.org/10.1016/j.jaac.2018.07.882

Más en TekCrispy