Cuando de criptomonedas se trata, los más conocedores del área saben de sus vulnerabilidades en cara a los ciberataques son bastante altas. Desafortunadamente, esta tendencia ilícita ha afectado tanto a compañías, instituciones financieras, hasta a organizaciones gubernamentales.

Hasta el momento, ha habido más de mil millones de dólares robados gracias a hackeos en lo que va de año, según lo sugerido en un reporte reciente.

El reporte de la firma CipherTrace, titulado ‘reporte sobre antilavado de dinero 2018’, estima que las pérdidas han sido 3.5 veces más que el pasado 2017, las cuales fueron de solamente $266 millones de dólares.

Por su parte, entre los exchanges más afectados, el reporte menciona al caso de Coincheck, de Japón, el cual perdió la enorme cifra de $530 millones de dólares; mientras que el exchange coreano Coinrail tuvo pérdidas de US$40 millones, Bithumb de US$30 millones, la plataforma Bancor de US$23.5 millones, la firma italiana BitGrail de US$195 millones y Zaif de US$60 millones.

De acuerdo con uno de los directivos de CipherTrace:

Estos datos indican un patrón de robos más pequeños de forma regular y sofisticados ladrones cibernéticos profesionales que realizan piruetas tanto a nivel de intercambio como de plataforma al capitalizar vulnerabilidades expuestas, así como a empleados de ingeniería social que trabajan en estas compañías.

Otros datos indicados en la investigación estiman que el 97% de los pagos directo con Bitcoins (BTC) hechos por los cibercriminales fueron efectuados al extranjero, especialmente a territorios con bajas medidas de seguridad y con una ausencia de respaldo sobre leyes de antilavado de dinero.

Una última actualización reciente indica que la plataforma Bancor logró bloquear una transacción no autorizada por 2.5 millones de BNT tokens (US$10 millones), logrando así la reducción de la pérdida por US13.5 millones.

Escribir un comentario