La Astrobiología es un campo de conocimiento encargado de estudiar el origen, la evolución, la distribución y el futuro de la vida en el universo; tanto en el planeta Tierra como fuera de este. Así, este campo aborda la interrogante respecto a la existencia de alienígenas, así como los métodos para detectarlos.

Durante los últimos años, la Astrobiología ha mostrado importantes avances; esto significa que la NASA, y otras agencias espaciales, deberían repensar sus estrategias en la búsqueda de alienígenas. A este respecto, un equipo multidisciplinario ha emitido una serie de recomendaciones para actualizar la búsqueda de vida alienígena.

Rusia emprenderá una investigación para corroborar si Estados Unidos llegó realmente a la Luna

Estamos cada vez más cerca de encontrar alienígenas

Algo que ha inquietado a la humanidad es saber si estamos solos en el universo.

Desde que la NASA se propusiera la búsqueda de alienígenas, se han producido grandes avances en el campo de la Astrobiología; tanto a nivel científico, como técnico y tecnológico. A partir de ello, la necesidad de actualizar las estrategias de exploración espacial se ha puesto sobre la mesa.

Algunos avances en el logro de este objetivo incluyen desde el descubrimiento de diversos exoplanetas a partir de la misión Kepler, hasta el uso de la sonda espacial Mars para rastrear signos de bioquímica espacial. De esta manera, Europa, una de las lunas de Júpiter, entre otros cuerpos celestes, parece mostrar signos de habitabilidad extraterrestre.

No obstante, una buena parte de estas investigaciones se corresponden con una exploración a ciegas basada en la evolución de la vida terrestre; si bien este es un buen punto de partida, representa tan solo un ejemplo sobre cómo podría desarrollarse la vida. En este sentido, cabe la posibilidad de que falten piezas de información a medida que se buscan signos de habitabilidad en otros planetas. Esto implica que, dados los más recientes descubrimientos de exoplanetas con características peculiares, los astrobiólogos tienen un gran campo de trabajo en el futuro.

Parte de las recomendaciones, tal como veremos a continuación, implican la ampliación de los criterios sobre los que se constituyen las evidencias de vida; esto evitaría rechazar prematuramente ciertas formas de vida inusuales.

Aún hay algunas limitaciones por superar

En principio, la invitación es a considerar que la vida podría desarrollarse de forma distinta en otros planetas que en la Tierra.

A este respecto, se plantea que pueden existir muchos ejemplos de vida que evolucionan poco a poco; así, uno de los mayores retos será identificar esta vida lenta, sobre todo si está cubierta por capas gruesas de roca y sedimentos. Inclusive, sobre este tema, es necesario desarrollar métodos para identificar signos bioquímicos desconocidos para el momento.

Adicional a esto, los expertos alegan que las condiciones de habitabilidad no constituyen una variable dicotómica; en pocas palabras, es necesario tener en cuenta que la vida no es un suceso repentino, sino que se corresponde como un proceso dinámico.

Esto implica que un planeta habitable no representa, necesariamente, una cuna potencial para el desarrollo de vida extraterrestre. Por tanto, se sugiere adoptar enfoques sistémicos que reflejen la dinámica de la vida, más allá de las condiciones de habitabilidad. La buena noticia es que constantemente se perfeccionan los mecanismos para obtener información sobre huellas de vida alienígena.

Visitante interestelar 'Oumuamua sigue desconcertando a científicos

A modo de síntesis, los temas de controversia giran en torno a la definición de lo que es la vida y de los procesos que la conforman; además de las condiciones en las que puede surgir la vida, más allá de la habitabilidad.

Aun así, la principal sugerencia es replantearse la forma en la que se reúnen estos conocimientos a fin de encontrar vida extraplanetaria. Finalmente, los expertos aseguran que el universo es grande y la vida complicada; no obstante, esto no debería persuadirnos de buscar vida fuera de este mundo.

Referencia: An Astrobiology Strategy for the Search for Life in the Universe, (2018). https://doi.org/10.17226/25252

Más en TekCrispy