El fabricante de coches Volvo anunció el año pasado que a partir del año 2019 dejaría de fabricar coches de gasolina y diésel, cambiando radicalmente su estrategia en un sector donde el auge de los coches eléctricos es cada vez más abrumador. En ese momento, Volvo dijo que se enfocaría en la producción de vehículos híbridos y 100 por ciento eléctricos, sin embargo, dicho anuncio fue sólo el preámbulo de lo que ha sido anunciado hoy.

En concreto, Volvo Cars reveló una asociación con el fabricante de hardware Nvidia, con el objetivo de incorporar la plataforma Drive AGX Xavier a su próxima generación de coches. Nvidia anunció este hardware en septiembre pasado, y aseguró que contaba con la potencia suficiente para ofrecer autonomía total dentro de entornos controlados, es decir, la conocida autonomía de ‘Nivel 4’.

En la publicación del blog de Nvidia anunciando la asociación, el fabricante de hardware asegura:

Los futuros coches de producción de Volvo contarán con funciones de conducción asistida de nivel 2+, que irán más allá de los sistemas de asistencia al conductor tradicionales de hoy. NVIDIA y Volvo están trabajando juntos para desarrollar estas capacidades, integrando de forma única la percepción envolvente de 360 ​​grados y un sistema de monitoreo del conductor.

Al contar con capacidades de Nivel 2+, los coches de Volvo serán desplegados en los mismos entornos que los modelos actuales de Tesla Motors. Por su parte, ambas compañías afirmaron que la producción de los coches que contarán con la tecnología de Nvidia comenzará en 2020, y Drive AGX Xavier se utilizará para el monitoreo del entorno del coche en todo lugar, además de mantener la vigilancia activa del conductor.

Tesla lanzará nueva función que permitirá a sus coches estacionarse de forma autónoma

Anteriormente, Nvidia ha afirmado que este hardware, con capacidades de Inteligencia Artificial (IA), puede analizar los movimientos de los ojos del conductor y de su cabeza, para detectar los momentos en los que no presta atención al camino. De hecho, se dice que el sistema es tan inteligente que puede incluso leer los labios de la persona tras el volante para asegurarse que no cometerá una locura.

Más en TekCrispy