El uso histórico y continuo de diferentes sustancias polifluoralquílicas y perfluoroalquílicas (PFAS, por sus siglas en inglés) sigue atrayendo la atención de los entes reguladores debido a su extrema persistencia, potencial de bioacumulación y efectos toxicológicos.

Los PFAS son un gran grupo de compuestos manufacturados que se utilizan en una variedad de industrias, como la aeroespacial, automotriz, textil y electrónica, y se usan en algunos envases de alimentos y materiales para combatir incendios.

Rompiendo enlaces moleculares

Debido a su estructura química extremadamente dura, hasta ahora no se cuenta con un método exitoso para destruir los PFAS. Como los compuestos recalcitrantes son difíciles de descomponer, se acumulan con el tiempo y se han relacionado con efectos adversos para la salud.

En pruebas de laboratorio el sistema OE ha eliminado exitosamente los PFAS de galones de agua contaminada

Pero un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Michigan tiene una solución viable para tratar aguas residuales contaminadas con PFAS y están listos para realizar una investigación a escala piloto.

La propuesta se conoce como oxidación electroquímica (OE), un sistema que utiliza electrodos de diamante cebados con boro (BDD). El proceso rompe los formidables enlaces moleculares de los contaminantes, limpiando el agua y destruyendo sistemáticamente los compuestos peligrosos.

El investigador Cory Rusinek, electroquímico afiliado al Centro de Revestimientos y Tecnologías Diamantadas de la Universidad Estatal de Michigan, se refirió al proceso y comentó:

“Si podemos eliminarlo de las aguas residuales, podemos reducir su incidencia en las aguas superficiales. La OE, u oxidación electroquímica, es un método simple, limpio y efectivo para la destrucción de PFAS y otros contaminantes, como un procedimiento complementario a otros procesos de tratamiento de aguas residuales.”

Un componente complementario

El tratamiento de aguas residuales es un proceso de varios pasos que procura eliminar contaminantes o agregar productos químicos beneficiosos para crear agua segura y descargable.

Los PFAS son difíciles de descomponer, se acumulan con el tiempo y se han relacionado con efectos adversos para la salud.

En pruebas de laboratorio el sistema OE ha eliminado exitosamente los PFAS de galones de agua contaminada. Si bien se han investigado otras alternativas, los electrodos de diamante cebados con boro han demostrado ser los más prometedores para la degradación de estos contaminantes.

El proceso de OE descompone sistemáticamente el PFAS, transformándolo de un material peligroso a dióxido de carbono, agua y fluoruro. Los electrodos BDD se están perfilando como caballos de batalla clave en el proceso. Incluso después de cientos de rondas de tratamientos, los electrodos muestran poco o ningún desgaste.

Según los investigadores, dependiendo de su éxito y otros avances, es posible que este proceso se convierta en un componente complementario del sistema de agua potable municipal.

Referencia: Diamond technology cleans up PFAS-contaminated wastewater. Michigan State University, 2018. https://goo.gl/kDQPJu

Más en TekCrispy