Las catastróficas inundaciones registradas en Europa central en junio de 2013 y las ocurridas en el sur de Louisiana en el año 2016, así como la grave sequía que azotó a Texas en 2011, son sólo unos pocos ejemplos del alcance devastador de los extremos hidrológicos: intensas lluvias y sequías extremas.

En las últimas décadas se ha observado un incremento en la frecuencia de estos fenómenos y un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Rutgers, Universidad de Duke y el Instituto de Tecnología de Georgia, proyecta que en el futuro próximo tales extremos hidrológicos incrementarán su frecuencia e intensidad.

Descubren un comportamiento inusual cerca de las fallas geológicas más peligrosas de California

Preocupantes proyecciones

De acuerdo al estudio, el principal culpable del incremento de estos fenómenos es la creciente intensidad de las ondas estacionarias subtropicales que se forman en los veranos del norte.

La intensificación de estos fenómenos se acelerará a medida que el clima de la Tierra se caliente en las próximas décadas.

Los extremos climáticos proyectados por los investigadores muestran períodos secos más frecuentes en el noroeste, centro y sur de los Estados Unidos y en México, y eventos de lluvias intensas más frecuentes en el sur de Asia, la península de Indochina y el sur de China.

A medida que estas olas de clima se vuelven más intensas, estimulan la formación de sistemas de alta presión más persistentes en el Pacífico Norte y el Atlántico Norte y sistemas de baja presión más persistentes en Eurasia.

Condiciones propicias

Los investigadores explican que los sistemas de alta presión crean condiciones que conducen a períodos más largos de clima seco, mientras que los sistemas de baja presión fomentan el clima húmedo más extremo.

En el año 2011 Texas sufrió un intenso periodo de sequía que arrasó con los cultivos.

El autor principal del estudio, Jiacan Yuan, académico en el Departamento de Tierra y Ciencias Planetarias e Instituto de Tierra, Océano y Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Rutgers, indicó:

“Las olas estacionarias subtropicales cada vez más fuertes desempeñan un papel importante al explicar el aumento del clima extremadamente seco en América del Norte y el clima extremadamente húmedo en el sur y sureste de Asia.”

Cada vez más frecuentes e intensas

Tanto las lluvias intensas como las sequías extremas pueden ser responsables de grandes pérdidas económicas y humanas.

El análisis de los investigadores muestra que se produjo un aumento significativo en la fuerza de las olas estacionarias entre los años 1979 y 2013. Las proyecciones sugieren que este aumento se acelerará a medida que el clima de la Tierra se caliente en las próximas décadas.

Científicos han descubierto un gran cráter oculto bajo el hielo de Groenlandia

Los autores del estudio explican que las olas estacionarias subtropicales pueden servir como un enlace importante que conecta las sequías regionales y los eventos de lluvias extremas con el calentamiento global.

Tales extremos, que han aumentado significativamente en las últimas décadas debido al calentamiento del clima, pueden ser responsables de grandes pérdidas, advierten los investigadores.

Referencia: Response of subtropical stationary waves and hydrological extremes to climate warming in boreal summer. Journal of Climate, 2018. https://doi.org/10.1175/JCLI-D-17-0401.1

Más en TekCrispy