El día de ayer, los empleados de Google filtraron un documento interno de la empresa que revela una investigación sobre la libertad de expresión y la censura en Internet, y cómo el gigante de los buscadores está lidiando para tomar decisiones equilibradas en este sentido. El documento fue publicado por primera vez por Breibart News y se titula ‘The Good Censor’.

Entre los aspectos más destacados del informe se encuentran las solicitudes realizadas por algunos gobiernos a Google para que la compañía censure contenido. Al parecer, estas solicitudes se han triplicado desde el año 2016, sin embargo, Google dice que se ha negado a cooperar.

La extensa investigación incluyó entrevistas con expertos de los medios de comunicación, universidades, redactores, académicos, observadores y líderes culturales de 7 países en los 5 continentes. En una de las partes más relevantes del documento, se admite que algunas plataformas tecnológicas, como Google, Facebook y Twitter, se vieron perjudicadas por modificaciones hacia la ‘censura’ durante los últimos años.

Luego de que esta investigación se filtró, Google envió un correo a Breibart News asegurando que el documento debe ser considerado como una investigación interna, y no como una postura de la empresa de manera oficial.

Con respecto a la censura solicitadas por diversos gobiernos, el documento revela que el principal objetivo de las autoridades es YouTube, con más del 50 por ciento de las solicitudes de censura de contenido, mientras que los resultados de la búsqueda de Google se ubicaron en un 19.8 por ciento.

Una de las sugerencias del informe con respecto a la censura, tiene que ver con el hecho de que Google deberá continuar su camino hacia el apaciguamiento de la libertad de expresión si desea que los gobiernos estén contentos y consolidar su expansión en todo el mundo. Asimismo, la compañía afirma que los anunciantes son un elemento clave para lograr este objetivo.

El más claro ejemplo de que Google está moviéndose en favor de los gobiernos para promover la censura radica en el informe sobre el motor de búsqueda que la compañía está creando para China. Este buscador incluirá términos específicos en una lista negra y vinculará todas las búsquedas de los ciudadanos a su número de teléfono.

Más en TekCrispy