La catastrófica erupción del Monte Vesubio ocurrida en el año 79 dC devastó varios pueblos cercanos y mató a miles de personas. Durante mucho tiempo se supuso que la gran mayoría murió por asfixia, debido a las nubes espesas de gases nocivos y cenizas.

Pero un reciente estudio concluye que al menos algunas de las víctimas murieron instantáneamente debido al intenso calor de los flujos de lava que provocaron temperaturas lo suficientemente altas como para hacer hervir los fluidos corporales, vaporizarlos y hacer estallar sus cráneos.

Descubren nuevas pistas sobre la fuerza que impulsó la extinción masiva más grande en la historia de la Tierra

La afirmación proviene de los resultados de un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Nápoles Federico II, que examinó más de 100 restos óseos de las aproximadamente 300 víctimas que se escondieron en casas barco romanas ubicadas a lo largo de la costa de Herculano, una ciudad ubicada a unos 17 kilómetros de Pompeya.

Altas temperaturas

Los investigadores señalan que estas desafortunadas personas fueron golpeadas con temperaturas tan intensas que su sangre se evaporó, causando que la presión del vapor explotara sus cráneos.

Las víctimas fallecieron antes de que pudieran reconocer lo que les estaba sucediendo.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo examinó cráneos con técnicas espectroscópicas avanzadas en condiciones de laboratorio.

Este proceso aisló los residuos de hierro y óxido de hierro en el interior de los cráneos estudiados, que pueden haber sido creados por el flujo de sangre craneal vaporizada. Esto, combinado con las fracturas de cráneo observadas previamente, sugiere que algunas víctimas de Herculano murieron por presión acumulada en el interior de sus cabezas.

Al respecto, el investigador Pierpaolo Petrone, afiliado al Laboratorio de Osteobiología Humana y Antropología Forense de la Universidad de Nápoles y autor principal del estudio, manifestó:

“Aquí mostramos por primera vez evidencias experimentales convincentes que sugieren la rápida vaporización de los fluidos corporales y tejidos blandos de las víctimas de Herculano al morir por exposición al calor extremo.”

Los investigadores utilizaron técnicas espectroscópicas avanzadas para examinar los restos óseos de las víctimas que se refugiaron a lo largo de la costa de Herculano.

Estas horribles muertes fueron el resultado de una poderosa oleada piroclástica, que es una explosión de gas y roca fundida, que literalmente barrió estos refugios frente al mar. Se estima que el material estuvo entre 200 y 500 grados Celsius y habría viajado a velocidades cercanas a los 300 kilómetros por hora.

Sin tiempo a reaccionar

La única misericordia es que las víctimas fallecieron antes de que pudieran reconocer lo que les estaba sucediendo. Los investigadores explican que los cadáveres parecen estar “congelados”.

En referencia a esta observación, Vincenzo Graziano, coautor del estudio, manifestó:

“La falta de reacción voluntaria de autoprotección indica que cualquier actividad vital tuvo que detenerse en un tiempo más corto que el tiempo de reacción consciente, un estado conocido como choque fulminante.”

Los autores del estudio esperan que la reconstrucción de estas horribles muertes proporcione información sobre la devastación provocada por la erupción del Vesubio.

Además, los científicos enfatizan que unas tres millones de personas viven en la zona de peligro de este notorio volcán, y advierten sobre el “escenario de alto riesgo” que otra gran erupción del Monte Vesubio podría generar.

Referencia: A hypothesis of sudden body fluid vaporization in the 79 AD victims of Vesuvius. Plos One, 2018. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0203210

Más en TekCrispy