En conjunto, investigadores de la Universidad de Northwestern y la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington desarrollaron el primer ejemplo de una medicina bioelectrónica: un dispositivo inalámbrico implantable y biodegradable que acelera la regeneración y mejora la curación de los nervios dañados.

Con el tamaño de una moneda de diez centavos y el grosor de una hoja de papel, el dispositivo inalámbrico funciona durante aproximadamente dos semanas antes de degradarse y ser absorbido naturalmente por el cuerpo.

Prueba en animales

Los investigadores probaron el dispositivo desarrollado, que suministra pulsos regulares de electricidad a los nervios, en ratas con nervios ciáticos lesionados.

Utilizaron el dispositivo para proporcionar a las ratas estimulación eléctrica una hora por día de durante uno, tres o seis días, o ninguna estimulación eléctrica en absoluto, y luego monitorearon su recuperación durante las siguientes 10 semanas.

Cualquier estimulación eléctrica fue mejor que nada para ayudar a las ratas a recuperarse. Además, cuantos más días de estimulación eléctrica recibieron las ratas, más rápida y exhaustivamente recuperaron la señal nerviosa y la fuerza muscular.

Una alternativa potencial

Los investigadores vislumbran que tales tecnologías de ingeniería transitoria algún día podrían complementar o reemplazar los tratamientos farmacéuticos para una variedad de afecciones médicas en los seres humanos.

Este es un modelo del dispositivo bioelectrónico (plateado y circular) que se envuelve alrededor de un nervio lesionado y envía pulsos eléctricos. Los investigadores encontraron que el dispositivo era efectivo en ratas.

La medicina bioelectrónica es una tecnología que brinda terapia y tratamiento durante un período de tiempo clínicamente relevante y directamente en el sitio donde se necesita, reduciendo así los efectos secundarios o los riesgos asociados con los implantes convencionales y permanentes.

Para la mayoría de las personas con lesiones en los nervios periféricos, los médicos sugieren analgésicos y la terapia física. Los casos graves pueden requerir cirugía, y la práctica estándar es administrar algo de estimulación eléctrica a los nervios lesionados durante la cirugía para ayudar a la recuperación.

Opción terapéutica futura

Si bien el dispositivo no se ha probado en humanos, los hallazgos son prometedores como una opción terapéutica futura para tratar a los pacientes con lesiones nerviosas.

A diferencia de las neuronas en el cerebro y la médula espinal, los nervios periféricos que atraviesan los brazos, las piernas y el torso pueden regenerarse después de una lesión.

La estimulación eléctrica desencadena la liberación de proteínas que promueven el crecimiento, potenciando las capacidades naturales de las células nerviosas y ayudándolas a crecer de forma más rápida y completa.

Pero hasta ahora, los médicos han carecido de medios para proporcionar continuamente ese impulso adicional, y eso es precisamente lo que ofrece este novedoso dispositivo.

Al variar la composición y el grosor de los materiales en el dispositivo, los investigadores pueden controlar la cantidad precisa de días que dura antes de desintegrarse. Ahora están trabajando en la creación de nuevas versiones que pueden proporcionar pulsos eléctricos durante semanas.

Referencia: Wireless bioresorbable electronic system enables sustained nonpharmacological neuroregenerative therapy. Nature Medicine, 2018. http://dx.doi.org/10.1038/s41591-018-0196-2

Más en TekCrispy