Anthony Towns, un desarrollador de Bitcoin Core en Xapo, presentó en la Conferencia de Scaling Bitcoin de Tokio, una propuesta en la que se reduciría en un 20% la recompensa por minería de bloques cada vez que se duplique la dificultad de minado de la red de Bitcoin.

En relación con el consumo de energía de los equipos de hardware de criptominería, el desarrollador indica que, conforme haya menos dinero invertido en este equipo, el consumo de energía obviamente también se vería reducido, un área de interés de los últimos meses. Asimismo, comentó que, al disminuir el consumo energético, la seguridad de la red se vería afectada.

Por otra parte, Towns comentó que, incluso en el medio de este mercado bajista, la seguridad de la red seria cada vez más sólida, y cuestionó considerablemente la inversión en un mayor hashrate, considerando que todas las redes de blockchain estuvieran bajo ataque, sin importar si utilizan PoS o PoW.

Si tomamos en consideración la medida indirecta de la relación existente entre la cantidad de hardware operativo y la dificultad del minado de bloques, un recorte de hasta 20% en las recompensas cada vez que se duplique esta dificultad facilitaría el cálculo de las recompensas.

Evidentemente, esto reduciría también la recompensa percibida en US$ por parte de los mineros, pero mantendría el nivel de seguridad existente de la red actual de Bitcoin de forma estable a lo largo del tiempo, comentando también que bastaría con un soft fork para implementar estas modificaciones.

Para finalizar, Towns señaló que su propuesta, además, podría tener una influencia muy positiva en el valor del Bitcoin, considerando que aumentaría la demanda por compra de Bitcoins en contraste con una reducción de la demanda de minería.