Un factor que suele comprometer la efectividad de las prescripciones médicas, suele ser la falta de adherencia al tratamiento por parte de los pacientes.

Las personas diagnosticadas con VIH deben seguir tratamientos complejos que, en ocasiones, pueden resultar difíciles de cumplir; la mayoría de las veces, el tratamiento de compone de antirretrovirales. En este sentido, hacer que los pacientes tomen sus medicinas para conseguir los mejores resultados, puede ser un reto.

En pocas palabras, la adherencia al tratamiento suele ser un desafío a la hora de tratar y prevenir el VIH; además de otras enfermedades. Bajo esta premisa, un equipo de investigadores ha desarrollado un implante que libera progresivamente un medicamento, mostrando ser efectivo a la hora de evitar que los pacientes olviden sus esquemas de tratamiento.

Un implante puede aumentar la eficacia de los tratamientos contra el VIH

Si bien existen tratamientos de una sola toma diaria para prevenir la infección por VIH, se ha observado que este esquema puede ser difícil de seguir para algunas personas. De esta forma, la adherencia al tratamiento puede ser un obstáculo para tratar cualquier enfermedad, no solo el VIH.

Por tanto, investigadores se han concentrado en desarrollar tratamientos que no dependan de la acción de los pacientes. Tal es el caso del estudio liderado por Martina Kovarova, una Profesora Asistente de enfermedades infecciosas en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

En este sentido, Kovarova, junto a un equipo de investigadores,  desarrolló un implante inyectable y removible que libera progresivamente un antirretroviral llamado dolutegravir, garantizando el suministro constante del fármaco en los pacientes. Específicamente, el implante está compuesto por el mencionado medicamento, además un polímero y un disolvente.

Estos compuestos se solidifican, formando un implante que es inyectado debajo de la piel. Así, a medida que el polímero se va degradando progresivamente, el medicamento se libera acorde a lo requerido.

¿Cuáles son las ventajas de este implante?

En líneas generales, tal como se comentó, el implante se trata de la solidificación del fármaco, en conjunto con un polímero y un disolvente. De esta forma, el medicamento se libera a medida que el polímero empieza a degradarse; esto garantiza que se cumpla cabalmente el esquema de tratamiento, pues no depende de la acción humana.

La buena noticia es que el implante ha mostrado un funcionamiento efectivo, además de ser tolerado por los pacientes, quienes han mostrado pocos o ningún síntoma de toxicidad.  Asimismo, la duración del implante es de 5 meses continuos.

Por su parte,el implante puede removerse con facilidad, a partir de una pequeña incisión en la piel, lo que representa una ventaja; esto, en caso de que se presente algún efecto secundario no deseado. Según los investigadores, esta es una cualidad que no tienen otros inyectables de acción prolongada que se encuentran en pruebas actualmente; de esta forma, el implante tiene ventajas de seguridad sobre otras estrategias.

Teniendo esto en cuenta, todo parece indicar que esta se trata de la estrategia más efectiva, hasta el momento, para la prevención y el tratamiento tanto del VIH como del SIDA. Finalmente, los investigadores plantean que estos resultados pudiesen trasladarse al tratamiento de otras enfermedades en las que la adhesión a las prescripciones médicas pueda comprometer la efectividad de los esquemas de tratamiento.

Referencia: Ultra-long-acting removable drug delivery system for HIV treatment and prevention, (2018). https://doi.org/10.1038/s41467-018-06490-w

Más en TekCrispy