A lo largo de millones de años de evolución, la vida se ha sincronizado profundamente con el ciclo día-noche. Los llamados ritmos circadianos son evidentes en casi todas las formas de vida y están firmemente impresos en nuestra maquinaria biológica.

El sueño regular y suficiente ayuda a mantener numerosos aspectos de la salud física y mental, pero innumerables circunstancias de la vida cotidiana, como la paternidad, las profesiones exigentes, el estudio, la enfermedad o el estilo de vida con frecuencia impiden que las personas duerman toda la noche.

Estas son las razones por las que nos sentimos cansados a pesar de dormir el tiempo suficiente

Ni menos, ni más

La cantidad de sueño recomendada se encuentra entre 7 y 8 horas por noche y se ha demostrado que dormir menos de ese tiempo se ha asociado con un desempeño cognitivo deficiente.

El estudio mostró que el deterioro cognitivo asociado a dormir poco o demasiado no dependía de la edad.

Sin embargo, en contraste a lo que muchos podrían asumir, un estudio en línea realizado por investigadores de la Universidad Western en Ontario, Canadá, encontró esas mismas deficiencias en las personas que duermen más horas de las recomendadas.

La investigación, que incluyó la participación de 10.000 participantes, se basó en los datos autoinformados correspondiente a una extensa encuesta, en la que los sujetos indicaban sus patrones de sueño y aportaban información sobre qué medicamentos estaban tomando, qué edad tenían, ubicación geográfica, qué tipo de educación recibieron, entre muchos otros datos.

El análisis de la data recopilada reveló que casi la mitad del total de la muestra informó que normalmente dormían menos de 6,3 horas por noche, aproximadamente una hora menos que la cantidad recomendada.

Adicionalmente, los investigadores comprobaron que el sueño afectó a todos los adultos por igual. La cantidad de sueño asociada con el comportamiento cognitivo altamente funcional fue la misma para todos (de 7 a 8 horas), independientemente de la edad.

Habilidades comprometidas

Los autores evidenciaron que el deterioro cognitivo asociado con muy poco o demasiado sueño no dependía de la edad de los participantes. Otra revelación del estudio fue que la mayoría de los participantes que dormían cuatro horas o menos, mostraban un desempeño cognitivo correspondiente al de una persona ocho años mayor.

Las personas que duermen más horas de las recomendadas presentaban el mismo deterioro cognitivo observado en las personas que dormían muy poco.

El razonamiento y las habilidades verbales de los participantes fueron dos de las acciones más fuertemente afectadas por el sueño, mientras que el rendimiento de la memoria a corto plazo no se vio significativamente afectado.

¿Por qué las personas con demencia no se comportan igual?

El investigador Conor Wild, afiliado al Instituto Brain and Mind de Universidad Western y coautor del estudio, expresó:

“Descubrimos que la cantidad óptima de sueño para que su cerebro se desempeñe de la mejor manera posible es de 7 a 8 horas cada noche. También descubrimos que las personas que dormían más de esa cantidad presentaban el mismo deterioro cognitivo observado en las personas que dormían muy poco.”

Estos hallazgos tienen implicaciones significativas en el mundo real, ya que muchas personas, incluidas las que ocupan puestos de responsabilidad, laboran con muy poco sueño y, por lo tanto, pueden sufrir problemas de razonamiento, resolución de problemas y habilidades de comunicación que comprometen su debido desempeño.

Referencia: Dissociable effects of self-reported daily sleep duration on high-level cognitive abilities. Sleep, 2018. https://doi.org/10.1093/sleep/zsy182

Más en TekCrispy