Una epidemia mortal puede estar acabando con los últimos leones asiáticos del mundo. Desde el 12 de septiembre, al menos 23 grandes felinos han muerto en el Parque Nacional de Gir, santuario de fauna silvestre del estado de Gujarat en la India.

Los funcionarios forestales sospecharon inicialmente que algunas de estas muertes habían ocurrido en una batalla territorial.

Mortal virus

Sin embargo, las pruebas realizadas en el Instituto Nacional de Virología del Consejo Indio de Investigación Médica (PUNE), han confirmado oficialmente la presencia del mortal virus del moquillo canino (CDV) en al menos cinco de las muestras de tejido extraídas de los animales fallecidos.

Epidemias como estas representan un duro golpe a los esfuerzos por salvaguardar la subsistencia de estos magníficos felinos.

La enfermedad se confirmó después de que los científicos del Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR, por sus siglas en inglés) y su laboratorio principal, el PUNE, realizaran una prueba completa del genoma de CDV.

Teniendo en cuenta la amenaza que el virus representa para las especies en peligro de extinción, el organismo de investigación ha recomendado la aplicación de vacunas contra el CDV para todos los leones en Gir, como medida de protección inmediata.

El gobierno ha importado 300 vacunas contra el CDV para los leones de los Estados Unidos.

Se sabe que el virus del moquillo canino causa principalmente una infección grave en perros que resulta potencialmente fatal. Los perros son considerados la principal fuente de infección y transmisión del virus; sin embargo, la CDV también puede afectar a carnívoros silvestres como lobos, zorros, mapaches, pandas rojos, hurones, hienas, tigres y leones.

No es la primera vez

En el año 2016, al menos cuatro leones murieron a causa de la infección CDV en Etawah, Uttar Pradesh, según lo confirmó el Instituto de Investigación Veterinaria de la India.

Las pruebas realizadas confirmaron la presencia del virus del moquillo canino, una afección potencialmente mortal.

A principios de 1994, el CDV acabó con la vida de unos 1.000 leones, lo que representó una pérdida del 30 por ciento de la población total de leones en las áreas forestales de Serengeti en África Oriental.

Como medida de precaución, todos los leones que residen en el área de Gir fueron rescatados y llevados al centro de rescate de Jamwala, y se tomaron medidas para aislarlos de la enfermedad.

Los ambientalistas creen que la recolección de alimentos y el compartir espacio con los perros salvajes han llevado a la propagación del peligroso virus.

El creciente número de muertes en tan poco tiempo ha sido motivo de preocupación para los conservacionistas y expertos en vida silvestre. Al respecto, el científico Ravi Chellam, manifestó:

“La CDV es extremadamente infecciosa; en Serengeti mató a 1.000 leones en tres semanas. Tales epidemias son como catástrofes naturales que vienen sin previo aviso.”

Si bien la población de leones ha venido mostrando una recuperación desde el año 2010, eventos como estos representan un duro golpe a los esfuerzos por salvaguardar la subsistencia de estos magníficos felinos.

Referencia: India – Gir lions dying from canine distemper. Africa Sustainable Conservation News, 2018. https://goo.gl/6PSvHL

Más en TekCrispy