La disfunción eréctil es un trastorno sexual en el que los hombres presentan dificultades para lograr o mantener una erección; en este sentido, se caracteriza por la ausencia de erecciones lo suficientemente firmes como para tener relaciones sexuales. Este es un trastorno bastante frecuente en hombres de mediana y avanzada edad; además, genera una gran preocupación en los hombres que la padecen.

Por tanto, se han desarrollado diferentes tratamientos para la disfunción eréctil; sin embargo, no todos los tratamientos funcionan de la misma forma en todos los hombres. Por tanto, los investigadores se han abocado a estudiar las causas de este trastorno. A este respecto, un equipo de científicos ha identificado un lugar del genoma que aumenta el riesgo de padecer de disfunción eréctil.

Este es el secreto que tienen algunas algas para adaptarse al cambio climático

Identifican el primer factor de riesgo genético para la disfunción eréctil

La disfunción eréctil puede ser causada por múltiples factores; entre ellos se encuentra el estilo de vida del paciente o alguna enfermedad en el aparato reproductor, entre otros; adicionalmente, la ansiedad asociada a las relaciones sexuales también puede ser un factor desencadenante. Aun así, hasta ahora, no se tenía claridad sobre los factores genéticos asociados a esta enfermedad.

Para investigar esto, Eric Jorgerson, un investigador del Consorcio Kaiser Permanente, lideró un estudio de asociación de todo el genoma haciendo uso de dos grandes bases de datos. Una de ellas, se trata de la cohorte de Investigación en Epidemiología Genética sobre la Salud y el Envejecimiento del Adulto, del Kaiser Permanente.

Específicamente, se tomaron en cuenta los miembros masculinos de esta base de datos que, sobre la base de sus registros de salud y uso de tratamientos para este trastorno, habían reportado que padecían de disfunción eréctil. De esta manera se encontró que las variaciones en el locus genético, un lugar en el genoma cercano al gen SIM1, se relacionan a mayores riesgos de padecer disfunción eréctil.

De forma específica, se observó que las variaciones en el locus SIM1 se asocian a un 26% más de probabilidades de padecer de este trastorno. Posteriormente, estos resultados fueron verificados en otra base de datos de 222.358 hombres del Biobanco de los Estados Unidos; tras esto, se encontraron los mismos resultados.

Mejores tratamientos para la disfunción eréctil

Tal como vemos, las variaciones en el locus SIM1 representan un factor de riesgo de padecer disfunción eréctil; al respecto, los investigadores explican que este gen forma parte de una vía de señalización en la regulación del peso corporal y las funciones centrales. Aun así, es necesario aclarar que la disfunción no se encuentra en este gen, sino en un lugar cercano.

Sin embargo, se tienen evidencias de que la ubicación genética de la disfunción eréctil interactúa de forma física con el promotor del gen SIM1. De esta manera, las variaciones genéticas modifican la función de un regulador genético llamado potenciador.

Nuestros genes podrían hacernos más propensos a desarrollar acné

Por tanto, se concluye que el locus genético de riesgo para la disfunción eréctil influye en la expresión del gen SIM1, activándolo o desactivándolo, según sea el caso. Finalmente, estos resultados abren las puertas a un sinnúmero de posibilidades para desarrollar nuevos tratamientos para la disfunción eréctil.

Por tanto, los investigadores tienen en mente continuar investigando para comprender los mecanismos genéticos de este trastorno; de esta manera sería posible desarrollar otras opciones terapéuticas que arrojen mejores resultados.

Referencia: Genetic variation in the SIM1 locus is associated with erectile dysfunction, (2018). https://doi.org/10.1073/pnas.1809872115

Más en TekCrispy