La semana pasada se hizo público un escandaloso informe donde se mencionaba una supuesta operación de espionaje auspiciada por el Gobierno de China, en la que se habrían instalado microchips en servidores comerciales de compañías estadounidenses. En ese momento, se dijo que Apple y Amazon habían sido perjudicadas en esta manipulación de hardware.

Ambas compañías emitieron comunicados donde expresaron indignación y decepción por el informe de Bloomberg, y afirmaron que se trataba de una confusión sobre un incidente de 2016 donde un controlador de uno de sus servidores fabricados por la firma china Super Micro estaba infectado.

Ahora, luego de varios días de especulación e incertidumbre, el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU (DHS, por sus siglas en inglés) se ha pronunciado al respecto, asegurando que no existen motivos para dudar de las declaraciones de las empresas antes mencionadas.

Este comunicado coincide con las declaraciones de los funcionarios de seguridad informática del Reino Unido, quienes respaldaron el pasado viernes las declaraciones de Apple y Amazon. En este sentido, el DHS señaló que estaba al tanto de este informe y que ha lanzado varias iniciativas para crear soluciones que permitan gestionar el riesgo y los desafíos que comprometen la seguridad en la cadena de suministro de la industria a escala global.

El informe de Bloomberg de la semana pasada citó a funcionarios antiguos y actuales de los servicios de inteligencia de EE.UU, quienes dijeron que agentes de espionaje chinos instalaron microchips en los servidores de estas empresas, lo que les dio la capacidad de acceso a los sistemas.

En todo caso, el informe polémico deja muchas dudas en torno a la seguridad de estas compañías, y lejos de llegar a un feliz término, las tensiones comerciales entre el país oriental y Washington se mantienen. Pese a ello, el comunicado del DHS calma un poco los ánimos en tornos a la posible intervención china para espiar comercialmente al país norteamericano.

Más en TekCrispy