Amazon despidió este fin de semana a un empleado que estaría presuntamente implicado en un caso destacado por el Wall Street Journal en el que acusaban a la compañía de vender información de los usuarios del sitio de comercio electrónico a otras empresas.

El artículo, publicado a mediados de septiembre, explicaba que varios trabajadores de Amazon han estado vendiendo información como los correos electrónicos de los usuarios y también métricas internas de la compañía a terceros. El reporte también destacaba que los empleados borraban las reseñas negativas de un producto para favorecer a algunos vendedores.

Tras casi un mes de silencio, Amazon confirmó esta información en un correo para sus clientes en el que les notificaban el despido de un empleado por haber compartido correos electrónicos de los usuarios.

En septiembre, un vocero de la compañía expresó que tiene “cero tolerancia por el abuso de nuestros sistemas” y además añadió que, de encontrar a las personas que estuviesen comprometidas con este tipo de comportamientos, tomarían “rápida acción en su contra” suspendiendo sus cuentas y emprendiendo acciones legales.

Amazon trabaja en un software que analiza registros médicos y sugiere tratamientos para pacientes

¿Para qué vender las direcciones de correo a terceros?

Esta pregunta surge a menudo en este tipo de casos, y normalmente la respuesta es que con estas listas, las compañías pueden ofrecer directamente sus productos sin que los usuarios lo soliciten. También lo pueden utilizar para facilitar la segmentación de publicidad de sus productos, una práctica muy actual en la industria publicitaria.

Los avances en el mundo digital han permitido hacer un tipo de publicidad más personalizada por la cantidad de datos que las compañías tienen de sus clientes, sin embargo, esta práctica ha ido más allá, y algunas empresas de tecnología ya han sido acusadas de utilizar los datos de sus usuarios de manera incorrecta y algo invasiva.

Por los momentos Amazon no ha dicho expresamente que el incidente tiene que ver con el despido del empleado, pero los detalles se compaginan y no nos extraña que sigan saliendo más casos de este tipo.

Más en TekCrispy