Lamentablemente, muchas mujeres a lo largo del mundo son víctimas de agresiones sexuales constantemente. Este fenómeno ha adquirido mayor visibilidad gracias a campañas y movimientos en los que las mujeres hablan sobre sus experiencias de acoso y agresiones sexuales.

De esta manera, se ha podido observar que este es un fenómeno frecuente en diferentes contextos; por ejemplo, en el entorno laboral, suelen ser frecuentes las situaciones de acoso sexual. Al respecto, siguiendo los resultados de una investigación reciente, las mujeres que han experimentado alguna agresión sexual pueden experimentar problemas de salud importantes que persisten por varios años.

#GoogleWalkout, la protesta contra el acoso sexual de trabajadores dentro de Google

El impacto negativo de las agresiones sexuales puede ser peor de lo que se creía

Investigaciones previas sugieren que existe una relación entre las agresiones sexuales y diversos problemas de salud; sin embargo, muchas de estas investigaciones han sido de corto alcance. Bajo esta premisa, Rebecca Thurston, una Profesora de Psiquiatría de la Universidad de Pittsburgh, decidió llevar a cabo un estudio.

Para ello, se trabajó con 304 mujeres de entre 40 y 60 años; cada una de ellas fue entrevistada y evaluada médicamente. Al hacerlo, se encontró que el 19% de las mujeres habían sido víctimas de acoso sexual en el entorno laboral, mientras que el 22% habían sufrido agresiones sexuales. Adicionalmente, el 10% de las mujeres reportaron que habían sido víctimas, tanto de acoso, como de agresiones sexuales.

Específicamente, se observó que las mujeres que habían sufrido agresiones sexuales tenían el triple de probabilidades de tener síntomas de depresión; también, estas mujeres tenían el doble de probabilidades de sufrir ansiedad y problemas de sueño.

Por su parte, aquellas que habían sido acosadas sexualmente en el entorno laboral, tenían dos veces más probabilidades de sufrir hipertensión; así mismo, estas mujeres tenían un 89% más de probabilidades de tener problemas para dormir.

Otro hallazgo interesante es que si bien las mujeres que reportaron haber sido víctimas de acoso sexual en el entorno laboral tenían mayores probabilidades de tener estudios superiores, eran más susceptibles a sufrir de problemas financieros.

Las agresiones sexuales se asocian a una mayor probabilidad de diversos problemas

A modo de resumen, el acoso sexual y las agresiones sexuales pueden tener un impacto más negativo sobre las mujeres de lo que se pensaba; si bien queda bastante clara la cualidad traumática de la situación, los resultados sugieren que esto pudiese acarrear problemas de salud a largo plazo para las víctimas.

¿Puede el picante aliviar los síntomas depresivos?, estudio sugiere que si

A este respecto, debemos tener en cuenta que se trata de una investigación correlacional, por lo que no es posible establecer relaciones causales entre las agresiones sexuales y los problemas de salud; sin embargo, se trata de una investigación que abre el paso a otros estudios que permitan comprender mejor el fenómeno.

Finalmente, se concluye que es posible que las agresiones sexuales pueden influir sobre la mayor prevalencia que se ha observado de problemas como ansiedad y depresión en las mujeres que en los hombres.

Referencia: Association of Sexual Harassment and Sexual Assault With Midlife Women’s Mental and Physical Health, (2018). https://www.doi.org/10.1001/jamainternmed.2018.4886

Más en TekCrispy