Según un comunicado de prensa publicado el 3 de octubre, las autoridades lituanas están preocupadas por el elevado volumen de facturación de las ICOs y exigen mecanismos antifraude más estrictos.

El servicio de Investigación de Delitos Financieros del país exsoviético organizó un seminario cuyo objetivo era estudiar las amenazas y beneficios de las ICOs. A dicha evento asistieron los ministerios gubernamentales, el banco central y el Fiscal General.

Respecto a la reunión, Antonio Mikulsk, jefe de la FCIS, concluyó que los ICOs mueven una enorme cantidad de capital, que rápidamente es convertida en moneda fiat:

La moneda virtual tiene enormes flujos de caja, pero [hay] preocupaciones por convertirlos en dólares y euros tan pronto como sea posible, dejar las monedas virtuales tan pronto como sea posible“.

Además, estás autoridades afirman que las ICOs en el país generaron unos 500 millones de euros en casi dos años; este elevado flujo de caja exigiría regulaciones y mecanismos antifraude más rígidos.

Por otro lado, los funcionarios sugieren que cualquier transacción de más de 80000 euros que involucre la conversión de criptoactivos a moneda fiat debe ser investigada.

Recordemos que el julio Lituania publicó una guía de lineamientos para emisión de ICOs. En ese momento destacaron que eran uno de los primeros en Europa en preparar directrices completas sobre el marco legal para los proyectos de ICO, que abarca tanto la regulación como los impuestos y la contabilidad. Y quizá esta iniciativa llevó a que Lituania se convirtiera en uno de los líderes mundiales de lanzamientos de ICOs, con un crecimiento del 305 por cierto.

Asimismo, Lituania se ha mostrado como uno de los países de la comunidad europea que más interés ha demostrado con respecto a Blockchain. Prueba de ello ha sido el desarrollo de un software, por parte de su banco central, para poner en marcha su propia iniciativa Blockchain.