Satoshi Nakamoto, la persona o grupo de personas que crearon el protocolo Bitcoin y su software de referencia Bitcoin Core, se aseguró de que la distribución inicial de Bitcoin fuera lo más justa posible. O al menos a esa conclusión llegó el estudio realizado por Dan Held, el co-fundador de Interchange.

En primer lugar, Satoshi dio un aviso a los ciberpunks a través de correo electrónico, las únicas personas que probablemente estarían interesadas en una criptomoneda descentralizada en ese momento, 2 meses antes de que se extrajera el bloqueo génesis en enero de 2009. El documento técnico se publicó el 31 de octubre de 2008, luego el software Bitcoin 0.1 se lanzó el 9 de enero de 2009.

Así mismo, el bloque Genesis fue acuñado el 3 de enero de 2009. Era diferente a todos los otros bloques (no había un bloque anterior para referencia) y requería un código personalizado para extraerlo. Satoshi incluyó un mensaje en el bloque Génesis como una “prueba de que no hay minado previo“.

Por otro lado, durante los primeros años de Bitcoin, no hubo un hashrate suficiente para producir los 144 bloques por día, 1 bloque cada 10 minutos como está actualmente, y la dificultad de extracción no aumentó. Al parecer Satoshi estaba minando, sin fines de lucro, para mantener la pequeña red segura. Recordemos que Bitcoin no tenía valor monetario hasta la segunda mitad de 2010.

Con el tiempo Satoshi disminuyó su hashrate minero, ya que la propia red estaba ganando suficiente hash para mantenerse segura. Finalmente dejó de minar a principios de 2010.

Satoshi perdió el potencial de explotar enormes cantidades de Bitcoin al reducir su consumo de hash al principio, dejando claro que estaba más preocupado por una distribución justa que por hacer dinero.

Hay que destacas que Satoshi todavía no ha vendido su fortuna de Bitcoin, que se estima que es entre 700,000 y 1 millón de bitcoins.

Dan Held concluye que Satoshi quería mostrar a todos que Bitcoin no era una estafa.