Según un artículo de periódico local Manila Bulletin, la Oficina de Inmigración de Filipinas planea deportar a un chino y un suporcreano a sus respectivos países. Los dos individuos son acusados de delitos económicos que incluyen el fraude de Bitcoin.

Asimismo, el boletín informa que los dos asiáticos serán deportados por “ser indeseables e indocumentados”, ya que sus pasaportes fueron revocados por sus gobiernos.

Consecuente con esto, el jede la Oficina de Inmigración dijo que aplicará esta medida a todos los delincuentes extranjeros: “Reiteramos nuestra advertencia a todos los delincuentes extranjeros que se esconden en el país de que el brazo largo de la ley eventualmente lo atrapará y lo enviaremos de regreso a su país de origen“.

El reo surcoreano, de 48 años cuyo nombre es Go Yongsung, fue arrestado bajo la sospecha de participar en actividades fraudulentas a gran escala.

El boletín de prensa indica que, según funcionarios surcoreanos, entre diciembre de 2015 y junio de 2016, Go utilizó un esquema Ponzi para robar 33 millones de dólares a inversionistas. Al parecer, logró estafar a sus víctimas prometiéndoles que obtendrían enormes ganancias si compraban bitcoins, los cuales no existían.

Pero afortunadamente Go fue arrestado el 25 de septiembre en la ciudad de Las Piñas.

Por su parte, el otro deportado, Lian Lilong, es un chino de 36 años acusado de crímenes financieros. La Policía Nacional de Filipinas arrestó a Lian el 1 de octubre en su habitación de hotel ubicada en la capital del país, Manila. Los cómplices del chino siguen en libertad, pero la policía ya está en la búsqueda de ellos. De hecho, ya fue emitida la orden de deportación para cuando sean capturados.

No es la primera vez que criptoestafadores son deportados a sus países de origen. El indio Amit Bhardwaj, fue deportado de Dubái por estar involucrado en un muy lucrativo esquema Ponzi en su país de origen.