La actualización de Windows 10 octubre de 2018 versión 1809, o más conocida como: Redstone 5, será la sexta versión del sistema operativo y como sabemos nos ofrecerá nuevas funciones y mejoras.

Aunque esta actualización está a escasos días de llegar oficialmente a través de Windows Update, es posible que muy a pesar de las recomendaciones de Microsoft no desees actualizar tu equipo y quieras quedarte con la versión de abril, o que la actualices y aún así desees seguir disfrutando de la versión anterior.

Un paso atrás, volviendo a la versión anterior de Windows 10

Volver a la versión de abril de 2018 no es para nada complicado, ya que, como Windows nos tiene acostumbrados, solo necesitarás de un par de clics para ello.

Lo primero que debes hacer es un respaldo de tus archivos, una opción de la que Windows 10 dispone los primeros 10 días, después de la actualización a la versión más actual de su sistema operativo.

Primero, nos dirigimos a la opción de: Configuración> Actualización y seguridad> Recuperación, luego hacemos clic en el botón “Comenzar”, que ésta ubicado en la sección “Volver a la versión anterior de Windows 10”.

En este punto, Windows 10 nos preguntará ¿Por qué deseamos volver a una versión anterior de Windows?, escogemos alguna de las opciones disponibles y le das click al botón “Siguiente”.

La siguiente sección, nos permitirá buscar actualizaciones, esto se presenta como un último intento de windows por solucionar cualquiera de los problemas que podamos tener con el sistema operativo. Podemos omitir el proceso y hacer clic en “No, gracias”.

Finalmente, Windows detallará cómo funciona el proceso, recomendando que hagamos una copia de seguridad de nuestros datos y que dejemos la PC conectada y encendida al final de la restauración, solo nos queda presionar el botón “Siguiente”.

Luego de esto, nos pedirá la contraseña para la instalación anterior de Windows y solo requerirá que hagamos clic en el botón “Volver a la compilación anterior” para que inicie el proceso de restauración.

Este proceso llevará de 10 minutos a unas pocas horas, según el tamaño de la instalación del sistema operativo y la configuración del sistema.

Luego de esto, Windows 10 se reiniciará durante el proceso, y cuando termine, volverá a su escritorio anterior, con todas las configuraciones y los archivos en su lugar. Si luego de ello deseamos obtener la actualización de Windows 10 de octubre de 2018 siempre podremos hacerlo.

Más en TekCrispy