Desde hace tiempo que Snapchat está buscando explotar más el lado comercial de su aplicación, con estrategias que le permitan generar mayores ingresos. El año pasado la plataforma dirigida por Evan Spiegel probó un nuevo y radical diseño que separó las publicaciones de los amigos de las de los medios, marcas e influenciadores.

Un año después, Spiegel admite que el rediseño de Snapchat fue “apresurado”, a raíz de la baja en el crecimiento de los usuarios y en consecuencia, de ingresos que sufrió la plataforma. En un memo interno de la compañía publicado por Cheddar, el director ejecutivo de la compañía afirma que, si bien lograron resolver un problema con el cambio de diseño, “se crearon muchos otros”.

Separar los medios de lo social en un medio social significa básicamente perder la esencia, y precisamente esto lo sabe Spiegel y lo menciona en el documento de 15 páginas: “En nuestra emoción por innovar y traer muchos más productos al mundo, hemos perdido la esencia de lo que hacía de Snapchat la manera más rápida de comunicarse”.

Spiegel resalta que fue “el error más grande” que cometieron y que además, al introducir el nuevo algoritmo ‘Friend Feed’ hizo que, en lugar de facilitar la búsqueda de amigos, hizo más difícil encontrar a las personas correctas para hablar. El rediseño de la aplicación redujo el tiempo de la compañía para optimizar este algoritmo.

Y a pesar de que se esperaban la molestia de los influenciadores por el cambio de ubicación de sus historias –pasó de estar en la parte de arriba al medio de la aplicación–, se sorprendieron al ver que las reacciones negativas en realidad provenían de los miembros de la comunidad por la dificultad de comunicarse con sus amigos, dado el fallo del algoritmo.

Snap Inc. continuará apostando por el lado publicitario de la aplicación para mejorar su nivel de ingresos en 2019.

Más en TekCrispy