La dependencia a la nicotina es una de las principales causas prevenibles de muerte alrededor del mundo; en este sentido, más de 7 millones de personas en el mundo mueren anualmente por el tabaquismo. Así, para las personas que sufren de esta adicción, dejar de fumar suele ser un objetivo difícil de alcanzar.

Más aún, una vez que las personas han dejado de fumar cigarrillos, suele ser frecuente la ocurrencia de recaídas. Sobre esto, un equipo de científicos ha identificado una mutación genética que desempeña un importante rol en estas recaídas.

Una mutación genética está asociada a la sensibilidad a la nicotina

El principal componente psicoactivo de los cigarrillos de tabaco es la nicotina; esta sustancia es sumamente adictiva pues, al unirse a los receptores asociados a nivel cerebral, se activa el circuito de recompensa, generándose una sensación de bienestar. En torno a esto, se plantea que la adicción al tabaco se relaciona con la sensibilidad de los receptores nicotínicos.

Investigaciones previas sobre este tema han demostrado que las mutaciones en el gen CHRNA5 asocian a una mayor vulnerabilidad a la adicción a la nicotina; este gen se encarga de la codificación de una subunidad de los receptores nicotínicos alfa5. En líneas generales, esta mutación es frecuente, estando presente en el 35% de los europeos; por su parte, el 50% de las personas en Oriente Medio poseen dicha mutación.

Bajo esta premisa, un equipo de investigadores de la Unidad de Neurobiología Integrativa de los Sistemas Colinérgicos, del Instituto Pasteur, se propusieron identificar de qué forma afecta esta mutación a la adicción a la nicotina.

Para ello, usaron técnicas de genética molecular, a fin de introducir esta mutación en ratas. Posteriormente, se analizó su influencia sobre conductas asociadas a la nicotina. Al hacerlo, se observó que la mutación aumenta el consumo de dosis cada vez más altas de esta sustancia; adicionalmente, los investigadores descubrieron que esta mutación se relaciona a las recaídas luego de haber dejado de fumar.

Recaídas después de haber dejado de fumar

A modo de resumen, la mutación en el gen CHRNA5 aumenta las probabilidades de que las personas consuman altas dosis de nicotina con mayor frecuencia; en la misma línea, esta mutación aumenta las tasas de recaídas a la adicción a la nicotina, de forma que las personas vuelven a fumar a pesar de haberlo dejado.

Adicionalmente, los investigadores descubrieron que este efecto está asociado a una disminución de la activación neuronal en el núcleo interpeduncular; esta estructura del cerebro se caracteriza por tener una mayor cantidad de receptores nicotínicos de tipo alfa5.

Finalmente, todo parece indicar que sería posible disminuir el consumo de nicotina y reducir los riesgos de recaídas luego de dejar de fumar a partir de fármacos que aumenten la actividad de estos receptores nicotínicos.

Referencia: A Human Polymorphism in CHRNA5 Is Linked to Relapse to Nicotine Seeking in Transgenic Rats, (2018). https://doi.org/10.1016/j.cub.2018.08.044

Más en TekCrispy