Un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Columbia encontró que la liberación de vapores de las estaciones de servicio es mucho más tóxico de lo que muchos consumidores hubieran pensado.

Esto se vuelve particularmente problemático cuando se considera que muchos parques, áreas de juego y escuelas deben estar a una cierta distancia de las estaciones de servicio debido a estas emisiones.

Un trozo de plástico es suficiente para acabar con la vida de estas tortugas

Excedente evidenciado

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores conectaron medidores de flujo de gas a las tuberías de ventilación en dos grandes estaciones de servicio en el Medio Oeste y Noroeste de Estados Unidos y tomaron mediciones durante un período de tres semanas.

Estudio encuentra que la liberación de vapores de las estaciones de servicio es mayor de lo que se pensaba.

Los hallazgos muestran que, en promedio, entre 630 y 770 gramos de gasolina líquida se evaporan en el aire por cada 1.000 galones que se bombean a los autos.

En su informe, los investigadores usan la legislación del estado de California como ejemplo, porque las estimaciones de los vapores de las estaciones de servicio demostraron ser mucho más bajas que los hallazgos de este estudio.

La Asociación de Oficiales de Control de la Contaminación del Aire de California (CAPCOA, por sus siglas en inglés) creó una regulación que estipula que no se pueden construir ciertas instalaciones a una distancia menor de 91 metros (300 pies) de una gran estación de servicio.

Llegaron a esta cifra basándose en estimaciones de 500 gramos de emisiones de gasolina líquida por cada 1.000 galones dispensados.

Exposición al benceno

Los investigadores también midieron el potencial de exposición al benceno, una sustancia tóxica catalogada como cancerígena, simulando cómo se transportan los humos al aire.

Los investigadores también midieron el potencial de exposición al benceno, una sustancia tóxica catalogada como cancerígena.

En ambas estaciones de servicio, el índice de referencia de una hora de exposición de benceno (REL) de Oficina de Evaluación de Riesgos para la Salud Ambiental de California, se excedió a distancias superiores de 50 metros y en la gasolinera del Medio Oeste, se excedió una vez hasta 160 metros.

Los océanos están absorbiendo más calor del que se pensaba

El Dr. Markus Hilpert, catedrático en el Departamento de Ciencias de Salud Ambiental de la Universidad de Columbia y coautor del estudio, expresó:

“Encontramos evidencia de que las estaciones de servicio liberan mucho más benceno de lo que se pensaba. Además, incluso durante un período relativamente corto, vimos varios casos en los que las personas podrían estar expuestas al químico en lugares tan distantes como un kilómetro.”

Los autores del estudio sostienen que los funcionarios deben reconsiderar sus regulaciones basadas en estos datos, prestando especial atención a la posibilidad de que se produzcan incrementos en las emisiones resultantes de operaciones regulares o procedimientos inadecuados relacionados con la entrega de combustible.

Referencia: Vent pipe emissions from storage tanks at gas stations: Implications for setback distances. Science of The Total Environment, 2018. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2018.09.303

Más en TekCrispy