Apple es una de las firmas que se opone a las reparaciones ejecutadas por terceros e implementará un nuevo sistema para bloquear esta implementación en las nuevas Mac.

Según informe de MacRumors, la firma de Cupertino ha estado desarrollando un nuevo sistema que trabajará de la mano de los chips de seguridad T2, para evitar cualquier reemplazo de componentes provenientes de centros de reparación no autorizados.

Esta información fue distribuida a los centros de reparación autorizados de Apple, donde por medio de un documento interno se menciona que luego del reemplazo de algún componente en los nuevos MacBook Pro e iMac Pro, deberán ser pasados por un software de “configuración del sistema”.

¿Cómo funciona?

Luego de reparar un equipo de Apple que integre el chip T2, deberá analizarse con este software de diagnóstico llamado: Service Toolkit 2.

Service Toolkit 2 estará disponible para uso interno en las Apple Stores y los Proveedores Autorizados de Servicio de Apple, y solo funcionará cuando esté conectado al servidor de la nube Global Service Exchange (GSX) de Apple para reparaciones.

Nuevas pautas de reparación en los nuevos MacBook Pro e iMac Pro 

Según la fuente, el proceso de reparación en las Mac con el chip Apple T2 no se completará para ciertos reemplazos de piezas hasta que: “se haya ejecutado el conjunto de configuración del sistema AST 2. Si no se realiza este paso, se producirá un sistema inoperativo y una reparación incompleta

Utilizan datos de Apple ID para robar dinero de cuentas vinculadas a Alipay y WeChat en China

Esta verificación de seguridad se aplica a las reparaciones para el MacBook Pro 2018 que involucran la pantalla, placa lógica, identificación táctil, carcasa superior, teclado, batería, trackpad y los altavoces.

Mientras que, para la Mac Pro, la verificación solo se aplicará a la placa lógica y los reemplazos de almacenamiento flash.

Reparaciones más limitadas

La nueva política de Apple podría perjudicar a muchos clientes que no tienen un centro de servicio autorizado en su área, quitándoles además la posibilidad de recurrir a un tercero que los ayude a solventar ciertos inconvenientes con sus equipos.

No sabemos por qué Apple se empeña en mantener estas reparaciones dentro de sus plantas, sin embargo, esperemos que al igual que en el pasado caso de las baterías de terceros, la firma ceda y brinde mayores opciones a los usuarios.

Más en TekCrispy